En los años 80, la Guerra Fría estaba aún en su apogeo, y tanto la antigua Unión Soviética como Estados Unidos se afanaban por localizar amenazas (reales o imaginarias) que pudieran comprometer su seguridad nacional. Bajo estas líneas tenéis diez supuestas armas tecnológicamente avanzadas que la Agencia de Inteligencia de Defensa estadounidense creía posibles en aquella época.

Para dar más énfasis a sus informes, la DIA, que en aquel entonces informaba directamente a la CIA, contrató a un equipo de ilustradores para poner cara a esas terroríficas armas del futuro pasado.

Advertisement

Entre 1965 y 1989, diferentes artistas crearon más de 1.000 obras que ilustraban supuestas armas. Durante mucho tiempo, esos dibujos fueron considerados alto secreto. Hoy pertenecen al archivo de arte militar de la DIA, y representan los demonios tecnológicos de una época muy diferente a la de hoy. El resto de las obras pueden apreciarse en el museo de la DIA en Washington, o en el Museo Smithsonian del Aire y el Espacio. [DIA vía FAS]


Sistema de defensa estratégico soviético, por Ronald C. Wittmann, 1987

Aunque públicamente contrarios a la iniciativa de defensa estratégica de Ronald Reagan bautizada como "Star Wars," el bando soviético trabajaba en proyectos similares o eso creían, al menos, en Washington.


Cañón espacial de partículas, por Ronald C. Wittmann, 1987

Los soviéticos experimentaron con diferentes sistemas de armamento que, teóricamente, podían ir montados en satélites con el fin de abatir satélites enemigos. Ninguno fue lanzado al espacio.


Helicóptero MI-24 HIND liberando agentes químicos, por Edward L. Cooper, 1986

Apodado el "tanque volador" por las tropas soviéticas, el MI-24 ya es un arma imponente (y muy real) por sí mismo. Uno de los miedos más comunes de las agencias de inteligencia de la época era que pudiera ser equipado con armas químicas.


Transbordador y estación espacial soviética, por Brian W. McMullin, 1986

La MIR no era la única preocupación de los estadounidenses. También se barajaba la idea de una estación espacial pensada únicamente con fines militares.


Avión de efecto suelo, por Brian W. McMullin, 1988

Los ekranoplanos o aviones de efecto suelo existieron de verdad. Volaban a baja altura sobre un colchón de aire que ellos mismos creaban, y estaban pensados como un sistema de transporte rápido de tropas, ataque a objetivos en tierra o incluso lanzamiento de misiles. Los recortes de presupuesto acabaron con el proyecto.


Base de submarinos para misiles balísticos, por Brian W. McMullin, 1986

La antigua Unión Soviética consideró durante mucho tiempo la idea de establecer bases permanentes para sus submarinos clase Typhoon y Delta IV, capaces de lanzar misiles balísticos.


Blindados armados con láser para defensa antiaérea, por Edward L. Cooper, 1987

Los cañones antiaéreos láser han sido objeto de investigación en ambos bandos desde los tiempos de la Guerra Fría. En la URSS se construyeron varios prototipos, pero ninguno obtuvo la luz verde del alto mando.


Pushinko ABM, por Ronald C. Wittmann, 1983

El Pushinko ABM era un misil pensado para destruir misiles balísticos. Fue el primero de su categoría y sólo se fabricó uno. Años más tarde el sistema fue sustituido por otro más eficiente llamado Gazelle.


Satélite Cosmos 389 ELINT, por Brian W. McMullin, 1982

A principios de los 70, Rusia lanzó el Cosmos 389, un satélite pensado para interceptar las emisiones de radio y radar, y así vigilar los movimientos de tropas enemigas.


Cañón láser, por Edward L. Cooper, 1986

Durante toda la década de los 80, los rusos investigaron la posibilidad de crear cañones láser con los que abatir satélites enemigos. Aunque se construyeron algunos prototipos, ninguno llegó a alcanzar su función.