Sabemos que el CGI mejora a pasos agigantados, pero eso no quita que los efectos especiales de algunas películas más antiguas sigan siendo creíbles y geniales, como pasa con Jurassic Park, Blade Runner y otras. Muchas veces ocurre exactamente lo contrario, sin importar el presupuesto.

WhatCulture enumera algunos de los momentos más lamentables del CGI de Hollywood en películas que llegaron a costar hasta 207 millones de dólares.

Advertisement

10. Return of the King

Presupuesto: 94 millones de dólares. La película ganó todos los premios Oscar a los que optaba, entre ellos el de mejores efectos visuales. Sin embargo, cierta escena de Légolas matando a un olifante no estuvo a la altura.

Sponsored

9. Deep Blue Sea

Presupuesto: 60 millones de dólares. No hay palabras para describir esta secuencia en la que un tiburón engulle a Samuel L. Jackson. Más que nada porque la película va sobre tiburones que engullen a la gente.

8. The Ring Two

Presupuesto: 60 millones de dólares. La película dirigida por Hideo Nakata (creador de la The Ring original japonesa) tiene su peor momento CGI cuando un ciervo poco creíble arrasa el coche de Naomi Watts.

7. I Am Legend

Presupuesto: 159 millones de dólares (!). Una fantástica historia de amor entre Will Smith y su perra Sam se ve arruinada cuando aparecen estos seres postapocalípticos que difícilmente creerías que son humanos infectados.

6. The Matrix Reloaded

Presupuesto: 150 millones de dólares (!). A pesar de doblar el presupuesto de la primera entrega, el CGI no acompaña. Especialmente en esta mítica escena en la que un Neo digital parece ser elástico y perfectamente liso.

5. King Kong

Presupuesto: 207 millones de dólares (!!). No hay por dónde coger esta escena de King Kong: es imposible creerse que los dinosaurios están ahí. La película superó en 60 millones su presupuesto inicial y ganó el Oscar de mejores efectos.

4. Catwoman

Presupuesto: 100 millones de dólares (!). Poco podemos esperar de una obra con un 3 sobre 10 en IMDb o Rotten Romatoes. El director acude al CGI en muchas de las escenas de acción y algunas dejan bastante que desear.

3. Along Came a Spider

Presupuesto: 60 millones de dólares. El accidente de coche al principio de la película se salta todas las reglas de la física y tiene momentos tan ridículos que nos hace pensar que en vez de un thriller vamos a ver una comedia.

2. Die Another Day

Presupuesto: 140 millones de dólares (!). Nada de esta escena en el Ártico resulta creíble. No hablo de la habilidad de James Bond para esquivar los bloques de hielo sino la falta total de realismo de los elementos creados por ordenador.

1. The Mummy Returns

Presupuesto: 98 millones de dólares. No podía faltar el mítico Rey Escorpión de la secuela de The Mummy. Hay dos detalles que consiguen empeorar esta escena: 1) se supone que el personaje tiene que parecerse a Dwayne Johnson, y 2) en los extras del DVD el supervisor de efectos especiales habla de lo genial y realista que es la secuencia. ¡Claro que sí! [WhatCulture]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)