Cualquier cosa es posible gracias a la tecnología de efectos visuales con la que cuenta hoy en día el cine. Pero los llamados efectos prácticos siguen teniendo su lugar en Hollywood, ya sea porque los directores prefieren hacer las cosas a la antigua usanza o porque también se pueden rodar escenas alucinantes sin CGI.

En la última producción de Screen Rant repasan diez de los efectos especiales más increíbles que no necesitaron ayuda digital para llegar a la gran pantalla.

1. El avión en The Dark Knight Rises

En la secuencia que abre la tercera película de El caballero oscuro, Bane y sus mercenarios saltan de un avión a otro en pleno vuelo. Es un trabajo idóneo para el CGI, pero Christopher Nolan decidió hacerlo con un avión de verdad y el fuselaje de otro colgando de un helicóptero. La explosión de las alas se grabó con una maqueta y la caída libre del avión es la caída real del segundo avión.

2. BB8 en Star Wars: The Force Awakens

Hoy en día contamos con un nivel de CGI que podría sustituir a los efectos prácticos sin que notásemos la diferencia, pero J. J. Abrams decidió construir un BB8 de verdad para grabar The Force Awakens. De hecho se construyeron ocho prototipos, uno de ellos controlado por un titiritero. En parte es por esto que las escenas del carismático droide junto a Rey y Finn se ven tan naturales.

3. El salto del autobús en Speed

Al contrario de lo que ocurre con las nuevas de Star Wars, en 1994 los efectos visuales generados por ordenador no eran suficientes para una película como Speed. El salto de 30 metros a 100 km/h en una de las escenas más extremas del film ocurrió de verdad, pero la carretera no estaba realmente sin terminar (el hueco bajo el autobús se añadió en posproducción).

4. La pelea sobre el tren en Skyfall

En la vertiginosa escena de apertura de Skyfall, los dos actores (incluido el propio Daniel Craig) están de verdad sobre un tren en marcha. Unos cables muy delgados impedían que se precipitaran a un lugar más firme con una dolorosa caída. James Bond consiguió mantenerse arriba mientras seguía a guantazo limpio —aunque en la película acabó cayendo.

5. Los dinosaurios en Jurassic Park

Una de las razones por las que Jurassic Park apenas ha evenjecido es la combinación de efectos visuales y tecnología pionera con efectos prácticos en los momentos adecuados. Para muchas de las escenas con dinosaurios se optó por la segunda opción: el T-Rex se resolvió con animatrónica y, para la escena en la que persiguen a los niños por la cocina, unos actores se disfrazaron de velociraptores con trajes de goma.

6. Los balanceos en The Amazing Spider-Man

Con el reboot de Spider-Man se dejó atrás el CGI para las escenas en las que el héroe se columpia por las calles de Nueva York. Marc Webb puso a unos dobles de riesgo a colgar de unos cables de 20 metros y “el grosor de unos cordones”. El cable estaba sujeto a una grúa que se movía hacia abajo para que el actor pudiera hacer el arco completo del vaivén.

7. “Esa” escena en 127 Hours

No, James Franco no se cortó el brazo en 127 Hours, pero la escenao no estaba generada por ordenador como podrías pensar. El director Danny Boyle utilizó tres brazos prostéticos para rodarla: uno era una réplica del brazo de Franco y los otros contenían los músculos y nervios que el actor tenía que cortar (se fabricaron con dureza para darle más realismo a la secuencia).

8. El cielo en Star Trek

Para la escena en la que Kirk y Sulu realizan una caída libre a través de la atmósfera de Vulcano, J. J. Abrams intentó primero grabar a los actores boca abajo colgando con arneses. Como no paraban de desmayarse, los colocó boca arriba sobre un espejo para que el cielo se reflejara realmente en los trajes y diera la sensación de que estaban cayendo.

9. El camión en The Dark Knight

Christopher Nolan preparó una serie de efectos prácticos para que la gran secuencia de The Dark Knight —la persecución del camión por las calles de Gotham City— fuera lo más real posible. El director cortó una calle de Chicago para rodar el momento en el que el camión, que era de verdad, da un vuelco de 180 grados en vertical (mediante un mecanismo de pistón a vapor).

10. El tren en Inception

Si el camión de Batman era de verdad, el tren de Inception no podía ser menos. Christopher Nolan mandó a construir la maqueta de un tren a escala real y después la arrastró con un remolque por el set para destrozar los coches a su paso. Todo esto para una secuencia que dura tan sólo unos segundos.

Advertisement

Advertisement

[Screen Rant]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.