Sabes que puedes jugar Halo en ella, y sabes que tendrá su propio Gears of War. También sabes que no se ve tan enorme como es, si te paras lejos de ella. Pero, ¿acaso conocías que podías hacer estas cosas con tu Xbox One?

Puedes comprobar cuánto Internet usa tu consola

Ve al menú de “Ajustes” y allí al apartado de “Redes”, luego accede a la opción de “Uso de Banda Ancha”, y allí podrás conocer cuánto ancho de banda ha usado tu Xbox One durante los últimos meses, e incluso saber cuánto está usando en este momento.

Ver un juego en acción antes de que decidas comprarlo

La tienda de Xbox Live cuenta con transmisiones en vivo de cualquier juego a través de Twitch, por lo que no tienes que adivinar si te gustará el juego, o ver anuncios publicitarios o incluso leer reseñas, sino sencillamente mirar cómo juegan al título que te interesa y allí decidir si comprarlo o no.

Jugar, no guardar la partida, apagar, encender, continuar

¿Quién necesita guardar su partida? La Xbox One no. El sistema cuenta con una función de suspender-y-continuar la partida, y es una de sus mejores características, pero solo los gamers más valientes que apaguen su consola antes sin guardar podrán descubrirla. Eso sí, solo funciona si estás usando la funcionalidad de la consola de encendido inmediato, así que no es una opción si estás usando el modo de ahorro de energía.

No te preocupes de perder archivos de partidas guardadas

Tus archivos de guardado serán almacenados en la nube a medida que juegas. Si inicias sesión en otra consola Xbox One con tu cuenta de Xbox Live, y comienzas a jugar un juego que ya posees, el sistema automáticamente descargará tu archivo de guardado y podrás continuar donde lo dejaste. No será necesario subir a la nube y luego descargar de forma manual (¡por favor, Sony, fíjate en esto!). Iniciar sesión en otro sistema también importará tus atajos personalizados.

¡Pantalla verde virtual!

Usando la aplicación de “Upload Studio” y una cámara Kinect, puedes hacer mucho más que simplemente editar vídeos de gameplay y tus partidas, puedes colocar imágenes y montajes sobre ellos. Es decir, puedes usar Kinect para crear una pantalla verde virtual, así:

Para hacerlo, solo necesitas comenzar a grabar vídeo con tu Kinect en la aplicación, y elegir “cambiar efecto”.

Puedes estar atento a tu progreso en Logros específicos

No solo puedes mostrar un montón de Logros en el lado derecho de la pantalla de tu televisor, sino que también puedes dar prioridad a aquellos que quieres completar primero. Para hacerlo, sencillamente debes presionar dos veces el botón de Xbox en el control remoto y dirigirte a las opciones de Logros.

Allí, posarte sobre cualquier logro, presionar “A” y colgar ese Logro en la parte superior del lote que sale en tu pantalla. Allí te mostrarán una barra de progreso sobre qué tan cerca estás de completar el Logro.

Piensa en el botón de menú como si fuera el “botón derecho” de un ratón

Más que una función, ¡esto es toda una epifanía! Así como nos contó Phil Spencer, el jefe de Xbox, hace un año, puedes darle mejores usos al botón de menú (ese de las tres líneas que parece una hamburguesa) si piensas en él como el botón derecho de tu mouse en Windows. Eso, sin duda, ayuda bastante a entenderlo mejor.

Usar tu teléfono como control remoto

Y instalas la aplicación de Xbox One SmartGlass en tu móvil o tablet, podrás sincronizarlo con tu consola y usarlo como un mando de control, desplazándote por el menú de la consola y las aplicaciones, tales como Netflix o cualquiera de vídeo. No es necesario contar con una cámara Kinect para poder hacer esto.

Acceder más rápido a HBO

Algunas aplicaciones de vídeo, como HBO Go, por ejemplo, te dejan colgar o dar prioridad a algunos programas o películas en el dashboard de tu consola. Solo colócate sobre el que quieres, haces click derecho sobre él (sí, el botón de menú como dije unas líneas más arriba) y seleccionas la opción de “Pin”. Listo. Acceso directo a tu programa desde el dashboard.

Usar el control de tu Xbox One en el PC

Para jugar a tus juegos de PC con mando. Solo tienes que conectarlo usando el cable USB, y descargar estos drivers.

¿Conoces más tips para usar tu Xbox One? Compártelos en los comentarios.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)