Corea del Norte, durante el aniversario celebrado el 15 de abril. AP

¿Cuánto tiempo tienen los ciudadanos japoneses para ponerse a salvo ante un posible misil norcoreano? Depende del misil y la zona de impacto. Por ejemplo, el “ensayo” de ayer tuvo un vuelo de menos de 14 minutos recorriendo 2.700 kilómetros. Este es el plan y el sistema japonés para ayudar a sus ciudadanos.

En realidad, Japón lleva muchos meses en alerta con el temor de que Corea del Norte pueda realizar algún tipo de prueba nuclear con misiles. De hecho, los municipios y prefecturas de todo el país tienen desde principios de año información del gobierno sobre qué hacer en caso de que finalmente el país sea un blanco.

Advertisement

Ayer, en torno a las 6:00 (hora local), los japoneses recordaban pesadillas del pasado con el sonido del sistema de alerta (Alerta-J). Tras muchos años de paz y tranquilidad, el país parece estar preparado para lo peor. El misil que Corea del Norte lanzó aterrizó a 1.180 kilómetros de las costas japonesas, en el Océano Índico, pero pasó por encima de parte del país a unos 200 metros.

Las autoridades estiman que un misil cuyo objetivo sea la capital, Tokio, llegaría en no más de 10 minutos. Es decir, que en 10 minutos máximo, más de 13 millones de personas deben buscar un refugio para ponerse a salvo. Si nos vamos a Osaka, donde viven más de 2,5 millones de personas, las estimaciones son aún peores, con algo más de cuatro minutos para un impacto. ¿Qué está haciendo Japón ante esta posibilidad?

Alertas, sirenas y manual de instrucciones

Sistemas de defensa japoneses. AP

Durante los últimos meses muchas de las ciudades más habitadas están llevando a cabo evacuaciones simuladas. El principal sistema de aviso a la nación es J, una alarma basada en satélites que se difunde a través de televisiones, radios, sistemas de altavoces nacionales e incluso por mensajes de móvil.

Advertisement

El sistema nació en el año 2007 y está diseñado para informar rápidamente al público de diversas amenazas. Una fórmula que nació con la esperanza de acelerar los tiempos de evacuación y ayudar a coordinar la respuesta de emergencia.

Según los funcionarios japoneses, se tarda aproximadamente un segundo en informar a los funcionarios locales, y entre 4 y 20 segundos para transmitir el mensaje a los ciudadanos. Además, todas las advertencias, excepto las meteorológicas severas, se transmiten en cinco idiomas: japonés, inglés, mandarín, coreano y portugués (Japón tiene una pequeña población china, coreana y brasileña).

Imagen: AP

A partir de la alerta, los gobiernos locales tienen que seguir unas pautas que se explican desde el sitio Cabinet Secretariat Civil Protection Portal Site. En primer lugar, replicarán la alarma a todos aquellos lugares donde no habría podido llegar. Las autoridades explican en los folletos oficiales que, si un ciudadano se encuentra en el exterior cuando suena una alarma, debe:

Intentar escapar a un lugar cubierto, un edificio robusto o un centro comercial subterráneo cercano. Se aconseja a las familias en sus hogares que se mantengan bajo al suelo, que se tapen debajo de las mesas y que se mantengan alejadas de las ventanas de cristal.

Es muy difícil poder indicar la zona exacta de caída de un misil antes de su lanzamiento. Se estima que un cohete caerá a tierra en un espacio muy corto de tiempo.

Cúbrete la cabeza con la chaqueta, la boca y la nariz con un pañuelo y escapa del lugar de la explosión. Una vez en casa, quítate la ropa contaminada, ponla en bolsas de plástico dentro de un contenedor y séllalo. Después, lávate las manos, la cara y todo el cuerpo con jabón.

Defensa japonesa. AP

En el mes de abril tuvo lugar una reunión en Tokio donde 70 funcionarios encargados de las áreas de catástrofes y crisis de prefecturas instaron a realizar esfuerzos adicionales para advertir a sus residentes y establecer sus propios planes en base a las características demográficas de cada área.

Hirofumi Yoshimura, alcalde de Osaka, ya ha anunciado que la ciudad tiene establecido un equipo de respuesta en caso de lanzamiento de misiles norcoreanos, prueba nuclear o ataque a Corea del Norte por parte de Estados Unidos. En la página web de la ciudad se recomienda que, si hay escuelas dando clases durante una alerta, los alumnos deben permanecer en sus aulas y colocarse bajo sus escritorios.

El problema, como apunta el propio Yoshimura, es que un misil puede no ser detectado tan pronto como sale de la plataforma de lanzamiento, en cuyo caso, un posible objetivo podría contar con unos pocos minutos antes del impacto. Quizás por ello, muchas empresas encargadas de construir refugios atómicos han registrado un gran número de registros y pedidos en los últimos meses. [Wikipedia, Washington Post, Reuters]