Last House on the Left (1972) Image: imdb

Recientemente compartimos un clip de The Devils, de Ken Russell, una película de terror de 1971 que ahora está disponible en streaming después de años de oscuridad. Eso nos hizo pensar en otras películas de culto que alguna vez se consideraron tan escandalosas que fueron censuradas, prohibidas o fuera de circulación durante años.

Algunas de estas películas han permanecido fuera del foco como simples curiosidades, más famosas por causar controversia que por otra cosa. Otras han llegado a los cines y a ediciones Blu-ray. Algunas incluso han pasado a formar parte de la maquinaria de remakes de Hollywood. Todas ellas siguen conservando ese shock inicial de su lanzamiento, el cual sigue siendo igual de potente incluso hoy. (Una advertencia, muchos de los trailers son NSFW.)

1) Freaks (1932)

Después de hacer Dracula con Bela Lugosi, el director Tod Browning abordó la película que básicamente arruinó su carrera. Freaks -inspirada en parte en la adolescencia del propio Browning con un circo ambulante- famosa por contar con artistas reales como las gemelas siamesas Daisy y Violet Hilton o el príncipe Randian (el “torso humano”) y su habilidad para encender un cigarrillo a pesar de no tener brazos o piernas. Los censores estaban horrorizados -la duración original de la película fue recortada casi un tercio- y aunque la intención de Browning era ofrecer retratos comprensivos de los llamados “freaks” de la película, el público quedó horrorizado, posiblemente de manera equivocada. Por supuesto, con el tiempo se ha convertido en un clásico de culto respetado, preservada para la posteridad por la Biblioteca del Congreso y elevada a una pieza de toque punk por los Ramones (“Gabba gabba hey!”). Más importante aún, Freaks ocupa un nicho específico que literalmente ninguna otra película podrá llenar jamás.

2) A Clockwork Orange (1971)

La adaptación icónica de Stanley Kubrick de la novela distópica de Anthony Burgess inicialmente recibió una calificación X en Estados Unidos. El film fue retirado de circulación en el Reino Unido después de ser culpado de un puñado de crímenes que supuestamente tomaron como señales las escenas de violación y “ultra violencia”. Dicho esto, también fue un éxito de taquilla y obtuvo nominaciones al Oscar a la Mejor Película, Mejor Director, Mejor Guión Adaptado y Mejor Edición. Incluso hoy en día, verla provoca los mismos sentimientos de angustia (por el tema) y admiración (por el trabajo de Malcolm McDowell y la dirección magistral de Kubrick).

3) The Last House on the Left (1972)

Mucho antes de Scream y A Nightmare on Elm Street, Wes Craven hizo su debut con esta película de terror de bajo presupuesto inspirada en una fuente sorprendentemente: The Virgin Spring de Ingmar Bergman. Aún así, Last House fue inicialmente prohibida en el Reino Unido, y luego fue lanzada en versiones cuidadosamente editadas durante décadas después de su lanzamiento original. No es difícil adivinar por qué: la película es violenta de una forma extraordinariamente horrible. La ingenua adolescente Mari y su mejor amigo del vecindario cometen el error fatal al tratar de comprar marihuana de una pandilla dirigida por un preso sanguinario que ha escapado de prisión. Más tarde, la pandilla comete el error de caer en las garras de los padres de Mari, quienes están empeñados en vengarse. Muchas de las escenas son muy difíciles de ver. Pero también hay un extraño sentido del humor que burbujea entre tanta suciedad, además de una extraña banda sonora folk-rock aportada por David Hess, quien interpreta a Krug, el villano principal.

4) Pink Flamingos ​​(1972)

La entrada gloriosamente trash de John Waters en la primera película de su carrera hizo que los censores se pusieran realmente nerviosos por ser un film sexualmente explícito y por presentar una escena en la cual la estrella icónica Divine, interpretando a “la persona más sucia que está viva”, se come una caca de perro, entre otras cosas. Sin embargo, ese contenido orgullosamente transgresor -y el hecho de que el guión y las actuaciones son hilarantes- es precisamente por lo que Pink Flamingos será para siempre una de las películas de culto más queridas del cine.

5) The Texas Chain Saw Massacre (1974)

Hoy en día, The Texas Chain Saw Massacre de Tobe Hooper no es sólo un clásico de culto, es una de las películas más reverenciadas del género de terror. Es una de las primeras películas de miedo que pretende basarse en una historia real (que al final no lo fue, aunque algunos aspectos de la misma fueron inspirados por el asesino de la vida real, Ed Gein), y a pesar de ese título de pesadilla, muchas de sus escenas violentas lo son más por una edición inteligente que por los efectos especiales. El título por sí solo fue suficiente para poner a los censores en alerta máxima, e inicialmente fue prohibida en varios países. Las copias de la película ahora son tan fáciles de encontrar como una barbacoa en Texas. 40 años después, la película es tan oscura como el infierno.

6) I Spit On Your Grave (1978)

Después de que una escritora que viaja para tener un poco de paz y tranquilidad sea horriblemente violada por una banda local, la mujer se venga con el asesinato horrible de cada uno de sus agresores. Originalmente titulada “Day of the Woman“, la brutal película del escritor-director Meir Zarchi fue recibida inicialmente con cierto disgusto, pero desde entonces ha sido revaluada con aprecio por sus temas feministas, a pesar de su inevitable tortura. Curiosamente, las estrellas Camille Keaton y Zarchi se casaron después del estreno de la película (se divorciaron en 1982).

7) Monty Python’s Life of Brian (1979)

La irreverente película de Jesús de los legendarios Monty Python alteró a múltiples grupos religiosos sin humor, como relata este artículo del diario The Guardian:

Advertisement

La archidiócesis católica de Nueva York, además de tres distinguidas organizaciones judías -la Alianza Rabina de América, la Unión de Rabinos Ortodoxos y el Consejo de Siria y las Comunidades Sefardícas del Próximo Oriente- han condenado la película.

La archidiócesis católica ha llamado a la “Vida de Brian” una “blasfemia”, agregando que se trata de un “crimen contra la religión que sostiene a la imagen de Cristo hasta el ridículo cómico”.

Los grupos judíos también la condenan. Consideran la película como “insultante y agravante” y la han descrito como “un ataque vicioso al judaísmo y la Biblia, y una burla cruel de los sentimientos religiosos cristianos”. Las tres organizaciones judías hablan en boca de más de 1.000 rabinos.

Sin embargo, mirando el lado brillante -como sugiere la canción- la película fue un éxito para los fans de la comedia. No puede inspirarme tanta reverencia como el clásico de 1975 Monty Python and the Holy Grail, pero sigue siendo condenadamente divertida.

8) Cannibal Holocaust (1980)

Normalmente sabes que si estás sentado para ver algo llamado Cannibal Holocaust, estás en algo viciosamente desagradable que te hará perder el almuerzo. El director Ruggero Deodato no hizo la primera película caníbal, un género perfectamente amortizado por los cineastas italianos del exploitation, pero sí fue el más infame, cargado de racismo y de tortura animal y humana, tanto que parece alarmantemente realista (de hecho los animales fueron matados en cámara, aunque a pesar de todas las apariencias, los seres humanos no). El film fue ampliamente prohibido por una serie de razones, la crueldad animal fue obviamente una importante. Actualmente Cannibal Holocaust es probablemente el último toque de mal gusto para una película de medianoche.

9) Maniac (1980)

La legendaria película de William Lustig sobre un chico obsesionado con maniquíes es animada por una actuación igualmente legendaria de Joe Spinell, que también co-escribió el guión. El maestro de los efectos especiales Tom Savini tiene un cameo memorable como un tipo cuya cabeza se reduce a salpicar la pantalla. Y esa escena no es ni siquiera lo más grosero en Maniac, la película también contiene escenas de scalping y es generalmente una de las producciones más chirriantes de la escena grindhouse jamás hechas. Naturalmente, requirió de una edición importante para obtener una calificación R y ser prohibida en el Reino Unido durante años. Una nueva versión en el 2012 protagonizada por Elijah Wood tomó el riesgo estilístico de estar casi completamente filmada desde el punto de vista del asesino y fue prohibida en Nueva Zelanda debido a su “invitación tácita a disfrutar de una conducta cruel y violenta a través de la visión en primera persona como entretenimiento”. Por supuesto, sólo el tiempo dirá si la nueva versión alcanza la altura de culto de la película original.

10) Roar

Esta legendaria rareza del director-escritor-estrella Noel Marshall (co-protagonizada por su entonces esposa Tippi Hedren y su hija Melanie Griffith)-fue una película destinada a transmitir un mensaje de conservación de los animales. Ocurre que la “grandes estrellas animales” realmente atacaron el elenco y al equipo de la producción, lo que resultó en docenas de horribles lesiones en la vida real. “La película más peligrosa jamás hecha”, de hecho, la prueba está ahí en la pantalla. Roar ocupa sin duda un lugar en el panteón de las películas de culto.