En el mundo del cine fantástico y de ciencia-ficción, los fans eran necesarios para que una película basada en algún personaje de los cómics, la literatura o los videojuegos triunfe. Los entusiastas de una determinada saga se consideraban la base mínima para determinar el éxito en taquilla. Pero eso era antes. Ahora hay películas que recaudan millones a mansalva pese a ser el blanco de un odio acérrimo por parte de sus fans.

El fenómeno es relativamente nuevo. En los 80 y 90, el odio de los entusiastas de la saga original podía hundir en la miseria una superproducción. Batman y Robin, Robocop 3, o Juez Dredd son buenos ejemplos de fracaso en estas décadas.

Advertisement

Algo ha cambiado en los últimos 14 años. El fenómeno fan es más fuerte que nunca, e internet incluso hace que sea complicado distinguir entre una masa de entusiastas enfadados realmente grande, y unos pocos fans, pero que hacen mucho ruido en redes sociales. A pesar de ello, cada vez hay más películas que consiguen ganarse el favor del grán público al mismo tiempo que el desprecio de sus fans.

Star Wars. Episodio I. 1999

Era una elección obvia, pero es que la primera entrega de la nueva saga de George Lucas logró recaudar cerca de mil millones de dólares, y dejar completamente desolados a sus fans. Algunos como Cecil Castelucci, que esperaron días haciendo cola para ver la película en el estreno, salieron del cine echando pestes sobre más detalles que el proverbial problema con Jar-Jar.

Yo, Robot. 2004

Esta película se cuenta entre las más taquilleras de Will Smith y, desde luego, no recibió tan malas críticas. El problema es que no tiene la profundidad y la inteligencia de las novelas de Asimov en las que se inspira, y muchos no perdonaron que el nombre del mítico escritor se asociara al film. Otro caso quizá más flagrante de esto es el de Soy Leyenda que, por cierto, cuenta con el mismo guionista y protagonista principal.

Los cuatro fantásticos. 2005

Tuvo el suficiente éxito como para propiciar una secuela más infame todavía. Hacer películas de superhéroes de cómic es muy difícil. Los cuatro fantásticos hace demasiadas concesiones, empezando por no reflejar bien la personalidad de cada miembro del grupo, y terminando por ese extraño origen del Dr. Doom que se sacaron de la manga.

X-Men. The last stand. 2006

La tercera película de X-Men no solo fue la que más presupuesto tuvo de las tres, sino que, según Box Office Mojo, también ha sido la que más ha recaudado de todas las basadas en el universo mutante de la Marvel. La muerte de Cíclope, la extrañísima licencia que se permitieron a la hora de explicar el origen de Phoenix, y el tono general de la película no contentaron a un solo entusiasta. Más bien lo contrario.

Spider-Man 3. 2007

El tercer guión de la primera trilogía de Spider-Man es terrible porque echa mano de una de las lineas argumentales más queridas por los fans (la del Simbionte, Eddie Brock y Veneno) y la reduce a un Brock infantil, y un Peter Parker convertido en diva loca malvada de clubs nocturnos. Pese a ello, recaudó 891 millones de dólares.

La saga Transformers. 2007-2014

Entre las tres primeras películas de esta saga han recaudado más de 2.500 millones de dólares. Aunque la primera es pasable, la crítica se ha cebado justamente con las otras dos. Michael Bay ha logrado el raro milagro de cabrear a todos y cada uno de los fans de esta saga, desde los que leyeron los cómics originales, hasta los entusiastas de las sucesivas series de animación. Las películas han servido para acuñar el término despectivo Bayformers.

Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal. 2008

Indie logró hacerse con más de 800 millones de dólares en esta tardía secuela de las míticas tres primeras películas. La crítica tampoco fue muy feroz y se tomó el fil hasta con cierta benevolencia. Los fans del personaje, sin embargo, se ensañaron con el hijo del arqueólogo interpretado por el inafeble Shia Labeouf. La escena de la explosión nuclear y la nevera tampoco ayuda mucho a equilibrar el film.

El reboot de la saga Star Trek. 2009-2013

Las dos entregas de Star Trek rodadas por J.J. Abrams han ido bien en crítica y público, pero hay un amplio sector de fans que les achacan el ser demasiado directas y centrarse en la acción, olvidando las cuestiones filosóficas que daban aliento a la saga original. Entre estos fans enfadados se cuenta el mismísimo Kevin Smith.

The dark knight rises. 2012

Esta puede ser objeto de polémica. La crítica ha sido muy favorable a la visión que Christopher Nolan filmó de la saga del caballero oscuro. Sin embargo, no falta una parte de fans de Batman que están muy descontentos con esta tercera película, especialmente con el tratamiento de Talia al-Ghul.

Iron Man 3. 2013

Cerramos la lista con una película que barrió en taquilla pero que, como otras de esta lista, hace una interpretación de uno de los personajes (el villano conocido como El Mandarín) que muchos consideran imperdonable. Algunos también acusan a Iron Man 3 de demasiada azúcar en las escenas entre Tony stark y el dichoso niño. Honestamente, después de Los Vengadores, la película podía haber puesto a Iron Man a hacer galletitas durante tres horas, y hubiera vendido igual. Lo difícil ya estaba hecho.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)