Foto: MJTH / Shutterstock

En junio de 2017 se acaba el roaming dentro de la Unión Europea, y la última noticia es que ya no habrá límite de tiempo. En teoría, podremos usar nuestra conexión habitual igual que la usamos en nuestro país de origen. En la práctica... quizá sea buena idea seguir ciñéndonos solo a las redes WiFi y dejar el nuevo roaming solo para emergencias.

El último borrador de propuesta de la UE para el fin del roaming establece unos nuevos límites que no están basados en el tiempo. Sería una buena noticia, si no fuera por la letra pequeña. Visto en perspectiva, se nos ocurren 10 buenas razones para seguir cómodamente conectados a la WiFi del Hotel y con los datos apagados.

Advertisement

1.- Llevan 10 años con esto

A comienzos de septiembre se propuso que el roaming tuviera límite de 90 días. El último borrador ha eliminado ese límite. Llevan así más de diez años, y todavía no han logrado dar con una norma que guste a todas las partes implicadas. Por lo que sabemos, podría llegar junio de 2017 y la propuesta seguiría siendo un borrador. A menos que estés muy al tanto con lo que ocurre en cuanto a operadoras y normativa europea, igual no es buena idea ponerte a descargar torrents en el móvil desde Estocolmo el mismo 1 de junio.

2.- No es una barra libre

Se llama “roaming como en casa” porque pagas lo mismo que en casa, no porque sea gratuito. Existe una cierta euforia en torno a la idea del fin del roaming. No dejes que esa euforia te haga liquidar todos tus MB de datos en solo cinco días.

Sponsored

3.- No hay límite de tiempo, pero sí otros límites

Si se aprueba el nuevo borrador de propuesta tal y como está, no habrá límite de tiempo al consumo de datos en roaming, pero sí que se contemplan otros límites. Según la UE:

  • Que el tráfico doméstico sea insignificante comparado con el tráfico en itinerancia.
  • Que la SIM permanezca inactiva por largos períodos de tiempo y se use sobre todo o exclusivamente en roaming.
  • Que el usuario use secuencialmente varias tarjetas SIM para hacer roaming.

4.- Si te pasas esos límites, te cobrarán

¿Qué pasa si te pasas de esos límites? Pues que se aplicarán otras tarifas. La UE propone un máximo de 0.04 €/min en llamadas, 0.01 €/SMS y 0.0085 €/MB de datos. Nótese que las cifras son una propuesta. Cada operadora tendrá libertad para hacer (y cobrar) lo que le venga en gana.

5.- Los límites son difusos

Los límites que establece el documento son demasiado vaporosos. ¿Quién decide si el tráfico local de tu teléfono es insignificante? ¿Cada cuánto tiempo se mide ese tráfico? Si contrato una nueva línea el día 1 y me voy de vacaciones el día 2, ¿se considera que el tráfico doméstico ha sido insignificante? Todas esas respuestas dependen completamente del juicio de los operadores de telefonía. Según el documento, la operadora debe enviarte un SMS informándote del cambio de tarificación, pero no me hace sentir muy seguro.

6.- ¿Te habíamos dicho que hay más límites?

¡Oh! Por supuesto. Incluso aunque seas un tipo cuidadoso y te mantengas siempre dentro de un consumo razonable, puede ocurrir que la operadora decida comenzar a cobrarte debido a condiciones excepcionales de mercado.

La operadora puede solicitar al organismo regulador de su país saltarse el roaming like home si descubre que el consumo de itinerancia está perjudicando su mercado en un momento dado. Se supone que es una medida excpcional para corregir momentos puntuales en el que haya más roaming que consumo local, pero lo que se ha planteado como un mecanismo de seguridad para la operadora, es todo un mecanismo de inseguridad para el consumidor. ¿Se supone que también avisan por SMS en estos casos?

7.- Europa está llena de redes WiFi

Hay excepciones, sí, pero en general las grandes capitales europeas están llenas de redes gratuitas a las que conectarte, y suelen coincidir con lugares en los que apetece mucho tomarse un café o una cerveza. También son lugares frecuentados por otros turistas y buenos para conocer gente. En Alemania ya hay WiFi hasta en las iglesias. ¿Dónde está el problema?

8.- Europa está llena de tarifas prepago estupendas

Antes, cuando dependías de un número de teléfono para conectarte con los tuyos puedo entender que quisieras mantener el tuyo, pero hoy, cuando prácticamente todos los servicios dependen solo de una conexión de datos, ¿qué más da que tú número sea otro?

Comprar una SIM prepago en el país de destino es garantía de no tener problemas de cobertura y de controlar perfectamente lo que vas a gastar por un precio bastante razonable. Si vas a estar mucho tiempo en otro país no tiene sentido que te arriesgues a superar un límite difuso cuando puedes controlar tú el consumo mucho más fácilmente.

9.- Ahorrarás batería

En vacaciones se sacan muchas más fotos de lo normal. Si a ello añades conexión de datos permanente mejor ve llevando una batería adicional en el bolsillo. Además, hay pocos servicios hoy en día que no puedan configurarse offline, desde guías turísticas a mapas. Para saturar a tus amigos de Facebook con fotos sobre lo bien que lo estás pasando puedes esperar al Starbucks de turno.

No, por favor, en vacaciones no.

10.- ¿El móvil 24 horas también en vacaciones? ¿En serio?

Cuando me voy de vacaciones intento desconectar, y sobre todo intento aprovechar el tiempo para estar con las personas con las que me voy de vacaciones. Tener una conexión disponible para casos de emergencia a un precio razonable está muy bien, pero la idea es que no sigas jugando a Pokémon Go en Camdem, ni tuiteando cada cuadro que veas en el Louvre.

En definitiva, que poder disponer de cierto grado de conexión a buen precio para emergencias o para viajes de trabajo es algo muy bienvenido, pero el fin del roaming tiene tantos peros y tanta letra pequeña que no hay razón para no seguir disfrutando de los viejos trucos y ahorrarse un dinerillo, al menos hasta que se aclaren las aguas.

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.