Ni una carta de amor, ni la petición de socorro de un náufrago a la deriva. El mensaje dentro de una botella más antiguo que se conoce es una encuesta que formó parte de un proyecto científico. Gracias a él, se conoció con exactitud la dirección de las corrientes del Mar del Norte en una época en la que no había GPS ni satélites.

La botella apareció el pasado mes de agosto en una playa de la isla Amrum, al norte de Hamburgo. Meses después, se confirmó que era el mensaje en una botella más antiguo del mundo. Llevaba 108 años en el mar. La botella tenía una etiqueta visible desde el exterior que rezaba “romper la botella”, una postal, y una carta que explicaba sus intenciones.

Advertisement

Advertisement

La botella es la última superviviente de 1.020 contenedores idénticos lanzados al mar por el biólogo marino británico George Parker Bidder III en noviembre de 1906. La pretensión de Parker no era contaminar el mar, sino usar las botellas a modo de sondas para tratar de averiguar la dirección de ls corrientes marinas en el Mar del Norte. Para ello, cada botella tenía una carta explicando el proyecto de la Asociación de Biología Marina del Reino Unido, y pidiendo al lector su colaboración. Cada botella tenía una postal con el franqueo pagado que contenía una breve encuesta sobre dónde y cuando había aparecido.

Postal con la encuesta de George Parker Bidder III.

La mitad de las botellas aparecieron a los pocos meses y permitieron a Parker calcular que las corrientes en el Mar del Norte se mueven de este a oeste. El proyecto había cumplido su misión, pero muchas de las copias de esa peculiar encuesta siguieron a la deriva, o se perdieron. De momento, una de ellas ya tiene le mérito de ser el mensaje en una botella más antiguo. Quizá pierda ese título a manos de una de sus semejantes. [Guinness World Records vía Business Insider]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)