La vida en Marte vuelve a ser una posibilidad muy real. El robot Curiosity Rover ha encontrado unos inesperados picos de metano en el planeta rojo. Aunque la fuente del gas es aún desconocida y los investigadores se muestran muy cautos, una de las explicaciones apunta a algún microorganismo que produce ese gas.

En la Tierra los seres vivos son los causantes de la mayor parte del metano que se disemina en el ambiente. Según las mediciones llevadas a cabo en Marte, el metano aparece y desaparece periódicamente dependiendo de la época del año. El último estudio confirma la presencia del gas en uno de los cráteres más grandes. En esa zona, los niveles llegaron a aumentar hasta 10 veces más de lo que se había registrado hasta ahora.

Advertisement

Los científicos están considerando todas las explicaciones posibles, no solo la biológica. Los altos niveles de metano también podrían ser causados por simple reacción química de los elementos depositados sobre la superficie por pequeños meteoritos o partículas, combinados con la radiación ultravioleta. Otra de las posibles explicaciones es que el metano provenga de antiguos depósitos subterráneos de hielo que libera el gas al fundirse periódicamente.

Los investigadores ahora tienen como misión saber de dónde procede el gas, sin embargo Curiosity no tiene las mejores herramientas para hacerlo. Solo detectar el metano es un proceso complicado para el Rover, que tiene que separar otros elementos de la atmósfera para hallar trazas analizables. La gran duda es si el metano procede del lugar donde se encuentra el robot o (la opción más probable) ha sido transportado hasta allí por el viento desde otros lugares.

Advertisement

Para saberlo tendremos que esperar hasta que un nuevo rover llegue a Marte y pueda hacer análisis más precisos. De momento, la fuente del metano en el planeta rojo sigue siendo un misterio, aunque la posibilidad de vida sigue en pie. [vía NASA, Scientific American]

Imagen: NASA

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)