Creo que nunca había apreciado tanto esa belleza intrínseca que tiene un reloj de muñeca como con este vídeo que muestra como se desmonta, pieza a pieza, los más de 100 componentes de los que consta un Rolex Submariner.

Cuando hablamos de obras maestras de la ingeniería, automáticamente solemos pensar en las Pirámides, en puentes colgantes o en aviones supersónicos. ¿La realidad? La mayoría llevamos una pegado a la muñeca (aunque no sea tan caro ni tan complejo como un Rolex).

En el vídeo puede observarse como se extrae, con infinito cuidado, el muelle central, las agujas, o los engranajes del segundero. Espectacular.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)