Las cuatro grandes operadoras de Estados Unidos permitirán reemplazar el Note 7 de segunda tanda por otro teléfono. Verizon, AT&T y T-Mobile se suman a la iniciativa de Sprint tras conocerse el caso de un Galaxy Note supuestamente seguro que se prendió fuego durante un vuelo y obligó a evacuar un avión.

La Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo y la Administración Federal de Aviación investigan en este momento la fiabilidad de los Note 7 de reemplazo. En el peor de los casos, Samsung podría verse forzada a retirar por segunda vez el teléfono, lo que dejaría en entredicho la credibilidad de la compañía y pondría un último clavo en el ataúd del Note 7. [The Verge]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.