El Servicio Geológico de Estados Unidos ha informado de un sismo esta mañana con epicentro en el Océano Pacífico, 165 km al oeste de Ferndale. Inicialmente se estimó que había sido un terremoto de magnitud 6.8, pero fue degradado a 6,5.

Los sismólogos observan con especial atención los fenómenos que tienen lugar en California porque temen que se produzca un efecto contagio en la falla de San Andrés que produczca un gran terremoto conocido como Big One.