Disney rompe con Netflix y creará su propia plataforma de streaming. Ambas compañías habían firmado un acuerdo de distribución que apenas entró en vigor el año pasado, por lo que Netflix no llegará a sacarle todo el provecho que esperaba al gigante al que pertenecen Pixar y Lucasfilm.

Lo que no es ninguna sorpresa es que Disney quiera tener su propio servicio de vídeo bajo demanda para los fans de sus películas. Dicho servicio estará basado en la plataforma de streaming de BAM Tech, una compañía fundada por la Liga Mayor de Béisbol que Disney acaba de comprar. El servicio no estará listo hasta 2019, así que aún te dará tiempo a ver la próxima entrega de Star Wars en Netflix. [The Verge]