Seven Sister en Birling Gap. Flickr

Ocurrió hace unos días. Una misteriosa nube química descendió sobre la costa del Reino Unido, a la altura de East Sussex. En muy poco tiempo, comenzaron a llegar casos de personas que requerían tratamiento médico. Las playas se cerraron y se ha abierto una investigación. ¿A qué se debe este fenómeno?

Según explican los medios británicos, durante el pasado fin de semana más de 150 personas requirieron tratamiento por picores en los ojos, dolor de garganta y vómitos. Todos ellos con dolencias unas horas después de divisar esa especie de niebla tóxica descrita por la mayoría de ellos como “densa e inmensa”.

Advertisement

Esta nube nociva fue reportada por primera vez el domingo, en el área de Birling Gap, a unos 110 kilómetros al sur del centro de Londres. Según la BBC, los equipos de rescate se apresurarron a limpiar la costa mientras se aconsejaba a todos los residentes de la zona mantener las ventanas y puertas de las casas cerradas.

Por su parte, el Hospital de la zona, el Eastbourne General District, comenzó a recibir a decenas de personas afectadas por la niebla. Los primeros pacientes fueron sometidos a un “tratamiento de descontaminación total”, pero pronto se hizo evidente que tales precauciones no eran necesarias.

Advertisement

Lo que no está tan claro es el origen de la niebla. Durante las primeras horas se aseguró que todo podía deberse a una unidad industrial proveniente de Francia, circunstancia que había ocurrido en el año 2013, tras una fuga de gas de una fábrica francesa que cubrió el sur de Inglaterra. Sin embargo, la policía ha comunicado que es “altamente improbable” que ese sea el caso debido a las condiciones meteorológicas.

Muchos de los testigos en la playa que vieron llegar la niebla dijeron que la nube olía a cloro, aunque las autoridades también han descartado que la niebla estuviera compuesta por el producto químico.

Inversión térmica en Escocia. Wikimedia Commons

Entonces, ¿qué puede ser? Mientras la investigación continúa abierta y los científicos estudian la fuente del fenómeno, el servicio metereológico nacional del Reino unido apuntaba varias posibilidades. Un portavoz del Met Office ha explicado que, o bien puede ser un vertido de algún barco en el canal o en la costa inglesa, o bien puede deberse a una inversión térmica.

Cuando hablamos de este efecto la temperatura del aire aumenta con la altitud, en vez de descender o disminuir. Cuando se produce, una capa superior tiene el aire más caliente que su capa inmediatamente superior. Como consecuencia, esa capa cálida hace de tapadera, frenando los ascensos verticales de aire. Además, el efecto actúa en contra de la dispersión de los contaminantes, ya que impide que éstos alcancen capas altas.

Ese podría ser el problema. Hasta que no se produzca la destrucción de la inversión de temperatura, todos los contaminantes se acumulan en la capa de mezcla, dando como resultado posibles sucesos de contaminación del aire. Por cierto, estas inversiones se destruyen cuando las masas de aire inferiores se calientan lo suficiente como para empujar y superar a la capa cálida.

Sea como fuere, afortunadamente para los habitantes de East Sussex, la misteriosa niebla ya se ha despejado. Ahora queda saber el origen. [BBC, The Guardian]