Telegram es multada en Rusia por no dar datos de sus usuarios al gobierno. Una corte rusa a ha sentenciado a la compañía detrás de Telegram con una multa de 800.000 rublos (unos 14.000 dólares) por negarse a facilitar información y una llave de cifrado, para que las autoridades puedan acceder a los datos de los usuarios de la app de mensajería. Dicho de otro modo, por negarse a permitir el espionaje de sus usuarios. Pavel Durov, fundador de Telegram, apelará la multa asegurando que la petición del gobierno es inconstitucional. [VK vía Phys.org]