Google Drive comenzó como Google Docs, y Google Docs era un servicio para mantener una oficina en la nube. En ese sentido, lo mas habitual es que guardemos en Google Drive documentos de texto, hojas de cálculo o presentaciones, pero Drive no se limita necesariamente a eso. A continuación os ofrecemos tres usos diferentes que no implican ninguno de esos aburridos archivos de trabajo.

Tu propio YouTube privado

La misma tecnología que da soporte a YouTube puede usarse para crear una biblioteca privada de vídeos en streaming. Google Drive permite ver y compartir los vídeos guardados en sus servidores como si pertenecieran a la plataforma del popular portal, sólo que solo estarán disponibles para nosotros y para quien nosotros designemos. Para ver los vídeos solo necesitamos un navegador, pero también pueden sincronizarse con cualquier dispositivo móvil.

Digitalizar y guardar documentos

Si manejas muchos documentos en papel, como facturas, recibos o presupuestos, esta función es muy útil. Google Drive dispone de una opción para fotografiar documentos y subirlos a la nube en formato PDF. Para ello solo hay que fotografiar el documento con un dispositivo móvil dotado de la aplicación Google Drive. La calidad es bastante buena, y el proceso es rápido y sencillo.

Copias de seguridad en la nube

Gracias a los clientes de escritorio de Google Drive, es posible sincronizar copias de seguridad de cualquier archivo en la nube. Evidentemente, la capacidad básica no da para mucho, pero si tenemos necesidad de almacenar más documentos siempre podemos optar por alguna de las modalidades de pago del servicio. En caso contrario, la aplicación de escritorio proporciona al menos espacio para tener una copia de lo más importante.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)