Chenzhai era conocida como Mini Hong-Kong. En enero de este mismo año, este abigarrado suburbio de la ciudad china de Zhengzhou tenía 800 edificios apiñados unos sobre otros. Ahora es un solar. La última demolición controlada ha derribado 36 inmuebles en apenas 30 segundos.

Durante años, Chenzhai ha sido un suburbio atestado de habitantes que buscaban alojamiento barato, comida callejera y servicios más discutibles. En enero de este año, la ciudad de Zhengzhou, capital de la provincia de Hanan acometió un ambicioso proyecto para realojar a los habitantes de la barriada y arrasar por completo los edificios, muchos de los cuales no cumplían con las mínimas condiciones de higiene o seguridad.

Las voladuras controladas se han extendido durante más de seis meses. Para la última han utilizado más de dos toneladas y media de dinamita. Se ha convertido en la demolición más grande de la historia de China.

Con la medida, la ciudad pretende convertir el distrito en una nueva zona residencial mejor urbanizada, más abierta y con zonas verdes. Tan solo esperemos que no acabe convirtiéndose en otra ciudad fantasma como las que han seguido al boom urbanístico en el país. [ECNS vía Daily Mail]