En el pasado hemos hablado de formas para que tus dispositivos Windows, OS X y Android sean un poco más rápido, pero ahora es momento de hablar del iPhone. Si tu iPhone se está comportando de manera rara y con lentitud, aquí tienes algunos ajustes rápidos que puedes realizar para mejorar su rendimiento.

Y lo mejor es que estos trucos son rápidos, gratuitos y muy fáciles de hacer.


Eliminar las aplicaciones y archivos que no utilices

Al igual que en cualquier otra plataforma o dispositivo, mientras más aplicaciones y archivos tengas ocupando espacio en tu iPhone, más le costará trabajar a tu sistema operativo. Intenta mantener la cantidad de archivos y aplicaciones instaladas al mínimo, y de inmediato verás cómo aumenta la velocidad en la que trabaja tu móvil. Pero debes asegurarte de que si estás borrando un archivo importante (como tus fotos) lo hayas respaldado en otro dispositivo o plataforma.

Advertisement

Mientras tu iPhone tenga más espacio disponible notarás cómo su rendimiento mejora, incluso en cuanto a la autonomía de su batería. En algunas aplicaciones, como Safari, incluso podrás limpiar la caché sin necesidad de desinstalar la aplicación (desde el apartado de Safari en el menú de ajustes del iPhone).


Desactiva la ejecución de apps en segundo plano

Dejar que las aplicaciones se ejecuten en segundo plano va a hacer que cumplan su trabajo mucho más rápido porque obtendrán nuevos datos e información antes de que tu la necesites. Pero si muchas aplicaciones se están ejecutando en segundo plano el rendimiento de tu móvil se ver+a perjudicado. Para esto puedes seleccionar cuáles aplicaciones pueden ejecutarse en segundo plano y cuáles no, desde la aplicación de ajustes en el apartado “General”.

Advertisement

Esto es algo diferente al proceso de cerrar las aplicaciones desde la pantalla de multitarea de iOS (esa que ves al presionar dos veces el botón Home). Cerrar las aplicaciones puede ser útil cuando estás tratando de solucionar algún problema, pero la realidad es que no afectará la velocidad en la que funciona tu teléfono (y eso incluso Apple lo asegura).


Ajustar las animaciones y los efectos visuales

Si a tu viejo iPhone le cuesta funcionar usando la última versión de iOS, puedes ayudarlo al desactivar algunos de los añadidos visuales del sistema operativo. Desde la aplicación de Ajustes dirígete al apartado “General” y allí al de “Accesibilidad”: puedes activar la opción “reducir transparencias” en el apartado de “Aumentar el Contraste”.

Regresa a la pantalla anterior y presiona sobre “Reducir Movimiento” y activa esta opción. Una vez realices estos pasos no tendrás las animaciones y transparencias de antes, pero notarás a tu iPhone más rápido. Eso sí, en los iPhones más nuevos esto no tiene casi ningún efecto.


La última medida: reinicio de fábrica

Al igual que sucede en Android, la mejor forma de dejar completamente limpio tu iPhone es simplemente borrar todo y comenzar de cero. Y si eres de las personas que respaldan todos sus archivos y datos en la nube u otras plataformas no hay ninguna razón por la que no puedas restablecer de fábrica tu móvil de vez en cuando.

Advertisement

Obviamente antes de comenzar asegúrate que tus fotos y archivos estén seguros en otro lado, ya sea vía iTunes, iCloud o cualquier otro servicio. La opción para restablecer el móvil se encuentra disponible en el apartado “General” de la aplicación de Ajustes. Una vez que el proceso esté finalizado podrás restaurar todo lo que has respaldado, o sencillamente iniciar sesión con tus credenciales de iCloud e instalar de nuevo tus apps una a una.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.