Los entusiastas de la fotografía son un colectivo ansioso. Todos tienen su opinión sobre cómo debe ser la cámara perfecta, y no dudan en gritársela a los fabricantes para que incluyan esas funciones. Sin embargo, eso no significa que todas las peticiones son una buena idea. A continuación os explicamos cinco prestaciones muy demandadas por los consumidores pero que nunca deberían haber pasado de la mesa de diseño.

Visor electrónico en cámaras compactas

Si me dieran un dólar por cada análisis que veo de una cámara con una nota negativa porque no tiene visor electrónico, sería un hombre rico. Los visores electrónicos son estupendos, pero solo cuando tienen buena calidad y están integrados en una cámara que puedas llevarte a la cara cómodamente. Recientemente, Sony hizo un considerable esfuerzo por escuchar a sus fans e integrar un visor electrónico en la Sony RX-100 Mark III. El visor, sin embargo, no es muy bueno, y es ridículo e incómodo intentar llevarnos la pequeña cámara a los ojos. En condiciones de mucha luz puede llegar a ser útil, pero generalmente no merece la pena el desembolso extra.

Cuerpos plateados

Hay un color ideal para una cámara, y ese color es negro. No puedes culpar a nadie por querer tener una cámara con estilo, pero realmente el negro es el mejor color para cámaras. Las cámaras profesionales plateadas llaman mucho la atención, y eso es precisamente lo último que debería querer un fotógrafo. A menos que estés usando una cámara de carrete antigua por algún motivo, no hay necesidad de colgarte un enorme bulto plateado del cuello.

Lentes intercambiables en cámaras pequeñas

Las cámaras pequeñas son sensacionales precisamente porque son pequeñas. En el momento en el que les pones a dispositivos como la Panasonic GM1 una lente diferente a los modelos tipo Pancake, la ventaja del tamaño se pierde completamente. Luego tienes modelos como la Samsung NX Mini, una cámara muy pequeña con lentes muy pequeñas. Parece buena idea, pero el público al que va dirigida esa cámara (principiantes) no quiere llevar varias lentes encima aunque sean de muy buena calidad.

Visores ópticos

Hay usuarios que se aferran a los visores ópticos como si fuera una cuestión de religión. Es cierto que ofrecen más claridad respecto a sus contrapartidas electrónicas, pero eso es todo. Hacen la cámara más pesada, y obligan a meter mecanismos muy delicados. Los visores electrónicos de cámaras como la Sony a6000 o la Olympus OMD-EM1 permiten controlar la exposición perfectamente y no hacen las cámaras tan grandes. Los visores más recientes son tan nítidos y luminosos que de verdad no es necesario seguir defendiendo el pentaprisma.

Diales a la antigua usanza

La apariencia retro de las cámaras tiene mucho tirón, y algunos controles físicos manuales son estupendos, pero no todos. Cámaras como la reciente Fujifilm X-T1 están llenas de diales, pero no permiten acceder a todas las funciones con comodidad. El hecho de que esté en una Leica de 40 años no significa que sea adecuado para una cámara digital moderna.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)