El 27 de marzo de 1964 Alaska registró el mayor terremoto de la historia de Estados Unidos. Minutos después, el mar se tragó un pequeño pueblo llamado Chenega. Aunque establecer una relación entre ambos fenómenos parece el paso más obvio, lo cierto es que el origen del tsunami de Chenega ha sido un misterio hasta hoy.

Con 9,2 MW en la escala de magnitud de momento, el terremoto de Alaska de 1964 fue sencillamente tremendo. No solo fue el temblor más fuerte registrado en Estados Unidos. También es el segundo mayor terremoto en la historia de la humanidad.

El seísmo se produjo a unos 120km de Anchorage y la ciudad fue la que se llevó la peor parte en lo que toca a daños materiales. Sin embargo, el efecto más peligroso del terremoto fueron los tsunamis que generó a lo largo de toda la costa oeste de Estados Unidos y que llegaron hasta Hawai. La ola más alta registrada descargó su fuerza en la ensenada de Valdez y alcanzó los 67 metros de altura. De las 139 personas que fallecieron debido al seísmo, 124 lo hicieron víctima de los tsunamis.

La escuela de Chenega fue el único edificio que se salvó gracias a su posición en lo alto de una colina.

Advertisement

Advertisement

Ese día, el tsunami segó las vidas de 23 de los 75 habitantes de la aldea costera de Chenega, cercana a Valdez. El problema es que nunca se pudo establecer el mecanismo exacto por el que el seísmo desató semejante destrucción sobre el pueblo. La relación entre el tsunami de Chenega y el gran terremoto de 1964 es obvia, pero faltaba la gran pregunta: “¿cómo?”.

Chenega se encuentra en el estrecho Prince William Sound, una zona de tortuosa orografía excavada a lo largo de miles de años por glaciares. Los tsunamis en áreas costeras se producen cuando un seísmo provoca bruscos desplazamientos de tierra en el fondo marino cercano a la costa y a relativamente poca profundidad. Sin embargo, ningún estudio pudo encontrar ese desplazamiento submarino en los fondos cercanos a Chenega.

Finalmente, un equipo de investigadores de la Universidad del Estado de Boise y del Departamento de Agricultura y Pesca de Alaska han localizado el origen del tsunami concreto que devastó Chenega. El análisis del fondo marino cercano a Chenega mediante batimetría de alta definición ha revelado que el corrimiento de tierras submarino sí que tuvo lugar, pero a una distancia mucho mayor de lo que se creía, y a una profundidad también mayor, de entre 250 y 350 metros.

Los datos son concluyentes, pero no solo explican el tsunami de Chenega, sino que son una novedad por sí mismos. Es la primera vez que se comprueba que un deslizamiento a estas profundidades es capaz de provocar tsunamis incluso más fuertes que a menor profundidad.

Sponsored

El estudio obliga a examinar con más atención los fiordos marinos como nuevos lugares que podrían sufrir tsunamis en caso de seísmo. 50 años después, las 23 muertes de Chenega al menos servirán para salvar vidas en el futuro. [Earth and Planetary Science Letters vía U.S. Geological Survey]

Los fiordos de Prince William Sound, en la actualidad. Foto: NOAA Photo Library

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)