Imagen: Facebook/Gopal Bhargava

En la India utilizan un pequeño remo o paleta de madera para sacar la suciedad de la ropa en las lavanderías tradicionales. Estos remos ahora pasarán a tener una nueva utilidad para 700 mujeres recién casadas: golpear a aquellos maridos que llegan ebrios a casa. El gobierno dice que es “para prevenir la violencia”.

Ocurrió el pasado sábado. El ministro Gopal Bhargava repartió a casi 700 mujeres uno de estos utensilios básicos en el día a día de la India durante una boda en masa organizada por el gobierno de Madhya Pradesh. Para diferenciarlos de los remos ordinarios, el gobierno repartió a cada una de las mujeres una madera adornada con mensajes que decían “para golpear a los borrachos” o “la policía no intervendrá”.

Con esa insólita solución el gobierno insta a las mujeres a usar la madera como un arma si sus maridos se vuelven alcohólicos o abusan de ellas. Cada uno de estos pequeños remos mide aproximadamente medio metro y según el ministro servirán para prevenir situaciones mucho peores. Según Bhargava:

Advertisement

Las mujeres deben tratar de razonar con sus maridos primero y utilizar las palas sólo si se niegan a escuchar. Este regalo simbólico trata de llamar la atención sobre la situación de las mujeres rurales que se enfrentan al abuso doméstico de sus maridos alcohólicos.

Las mujeres dicen que cuando sus maridos se emborrachan se vuelven violentos. Además, sus ahorros son derrochados en licor. No hay intención de provocar a las mujeres o instigarlas a la violencia, pero la madera es para prevenir la violencia.

Por esta razón el ministro ha ordenado la distribución de casi 10.000 maderas a mujeres recién casadas. De esta forma (sorprendente) Madhya Pradesh se suma a otros muchos estados indios que han lanzado una campaña contra las bebidas alcohólicas en los últimos años, ya sea prohibiendo o restringiendo su venta en un intento por frenar la violencia alimentada por el alcohol. Eso sí, nunca antes dotando a las mujeres de un palo de madera para luchar contra ello. [The Guardian]