En la búsqueda interminable de la mejor fotografía móvil posible, puede que sientas la tentación de olvidarte de la aplicación de cámara que viene por defecto en tu smartphone y así usar algo más exótico y avanzado. Sin embargo, si sabes lo que estás haciendo podrás obtener fotografías de gran calidad usando simplemente la app que trae tu iPhone o Android. Y aquí te explicamos cómo.

Para los propósitos de esta guía nos hemos centrado en las aplicaciones de cámara por defecto que incluyen las más recientes versiones de iOS y Android puro. Si no usas Android en su versión más pura de igual forma encontrarás estos consejos bastante útiles, y siempre está la opción de descargar la aplicación de cámara oficial de Android desde Google Play Store.


Aprende la regla de los tercios

La regla de los tercios sirve de guía para ayudarte a cuadrar tus fotos de forma correcta. Solo necesitas imaginar lo que ves en la cámara como si estuviese dividido en nueve cuadros iguales, y mantener los objetos más importantes de tu foto entre las líneas e intersecciones de los cuadros.

Advertisement

Advertisement

Pero con las aplicaciones de cámara de Android y iOS no tienes que imaginar esas líneas por ti mismo. En Android presiona el botón de menú y allí seleccionar “Configuración”, para luego activar la opción de “Mostrar la cuadrícula en el visor”. En iOS dirígete a Fotos y Cámara en la aplicación de ajustes y allí activa la opción de “Cuadrícula”.


Encuentra una base de soporte

Para muchas fotos tomadas con el móvil es básico contar con una mano firme, particularmente en situaciones de poca luz donde el móvil va a luchar para poder capturar la mayor cantidad de luz posible en su lente. Pero si quieres mejores resultados puedes comprar un soporte, como un trípode para móviles, la mala noticia es que será otra cosa más que debas llevar encima en tus viajes y paseos.

Si no cuentas con un trípode puedes usar algo más para mantener a tu móvil firme: una pared, una mesa, un mantel. El modo de timer en la cámara de Android y iOS también es de gran ayuda, permitiéndote dejar tu móvil en una repisa o algún lugar y así poder aparecer en la foto.


Cambia tu enfoque

Ya sea que uses un iPhone o un móvil Android podrás tocar en cualquier sitio de la pantalla para cambiar el lugar donde se centra el enfoque de la foto. Esto también cambiará el nivel de exposición para que sea acorde al lugar que has seleccionado, por lo que es una manera bastante útil de iluminar una zona oscura (u oscurecer una muy brillante).

Sponsored

Quienes tengan iPhone incluso pueden mantener presionado ese sitio en la pantalla para bloquear los cambios en el enfoque y la exposición, para que así se mantenga fijo incluso si el móvil se mueve. También pueden mantener presionado y deslizar el dedo hacia arriba y abajo para cambiar manualmente el nivel de exposición.


Usa el botón físico para capturar fotos

Y hablando de mantener la cámara de tu móvil firme, intentar sostener tu móvil en un sitio para después presionar un botón digital en el medio de la pantalla no es nada sencillo, y puede ocasionar que tu móvil se mueva justo en ese momento en el que estabas capturando la foto.

Advertisement

Advertisement

La solución es usar los botones de volumen físicos para tomar la foto en lugar del botón digital para tomar fotos (este truco funciona en iPhone, los móviles Nexus y la mayoría de terminales Android). No siempre será la mejor opción para tomar las fotos pero sin duda que es una alternativa útil en muchas situaciones.


Aplica el modo HDR de forma automática

Las últimas versiones de las aplicaciones de cámara en iOS y Android incluyen un modo HDR que se aplica un filtro de alto rango dinámico cuando la situación lo requiere. Puedes ver un botón en la pantalla para activar este sistema en la pantalla de cualquiera de los dos sistemas operativos.

El HDR en la fotografía móvil tiene que ver con mantener las partes oscuras y claras de tu imagen en balance (lo que quiere decir que un cielo brillante no va a eliminar por completo un paisaje oscuro). Requiere de una exposición mayor, por lo que al usarlo trata de mantener tu móvil lo más firme que puedas.


Aprovecha la luz natural (y artificial) lo más que puedas

Si hay algo elemental para una foto es que tus objetos o sujetos se vean bien, por lo que tienes que estar muy atento de las fuentes de luz con las que cuentas, ya sean los rayos de luz solar o las luces de neón de un bar. No existe un consejo o una técnica que aplique a todas las situaciones, pero sí que recomendamos que te asegures de que todo lo que intentas fotografiar se vea en la foto lo mejor posible.

Advertisement

Eso se traduce en mover a tus amigos de posición, cambiar el ángulo de un acercamiento, buscar otras áreas o incluso esperar a otro momento del día antes de tomar una foto. Evita por completo las luces fuertes detrás de tus sujetos, a menos que lo que busques es un efecto de silueta.


Toma ráfagas de fotos

Las cámaras por defecto de Android y iOS cuentan con un modo de ráfaga del que puedes hacer uso. Si no confías en que puedes tomar la mejor foto posible en una sola captura, lo mejor que puedes hacer es tomar varias de forma seguida e inmediata para luego elegir cuál es la mejor (y borrar las que no te gustan).

Advertisement

Para tomar fotos en ráfaga tanto en Android como en iOS solamente tienes que mantener el botón de captura presionado por todo el tiempo que quieras mientras tomas las fotos. En el caso de Android también puedes acceder al menú de ajustes para activar (o desactivar) una opción de ayuda “inteligente” al momento de elegir la mejor foto de una ráfaga.


Limpia el lente

No olvidemos uno de los aspectos más básicos de tomar fotos con tu móvil (o cualquier cámara, si a eso vamos): cualquier mancha por más pequeña que sea en el lente de la cámara va a interferir con tu foto de una forma realmente notable, por lo que es más que recomendable que mantengas esta parte de tu smartphone lo más limpia que puedas.

Advertisement

Y en realidad no tienes que hacer nada del otro mundo para limpiar la lente. Un pedazo de tela suave limpia debería funcionar en la mayoría de los casos. Si usas una mota de algodón pasándola suavemente sobre la lente usando un poco de agua destilada es otra opción si la zona de verdad se encuentra muy sucia. De resto, la tela de tu camiseta de algodón sirve en la mayoría de los casos. Eso sí, siempre y cuando esté limpia.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.