Un equipaje de mano bien surtido puede ser tu salvación durante un vuelo largo y con escalas. Los compañeros de Lifehacker tienen algunos consejos sobre lo que deberías llevar contigo para que no te quedes sin batería, no gastes un dineral y sobre todo no pases un viaje infernal entre aeropuertos.

  1. Pasaporte y pasajes, a mano y a buen resguardo. Asegúrate de guardarlos en un lugar seguro y fácilmente accesible junto con la información sobre tu destino, como mapas y guías.
  2. El contenido de tus bolsillos. Vacía tus pantalones en el aeropuerto y mete en la maleta de mano la cartera, las llaves y el móvil. Pasar por el control de seguridad es más rápido y fácil si no tienes nada en los bolsillos.
  3. Un hub USB y una batería portátil. Las estaciones de carga de los aeropuertos son esquivas y suelen estar ocupadas; con tu propio hub multiplicarás las opciones de cargar tu móvil. La batería portátil es un buen respaldo por si finalmente no encuentras un enchufe libre.
  4. Lo que sea por ahorrarte los precios excesivos del aeropuerto. Llévate una botella vacía para llenarla de agua tras pasar el control y algún tentempié para comer en el camino. Las barritas de proteínas o los paquetes de frutos secos (que no manchan las manos) son opciones ideales.
  5. Unos auriculares con cancelación de ruido. O en su defecto tapones para los oídos. Te pueden evitar el murmullo constante del avión o el típico bebé que no para de llorar. Combínalo con una gorra y un antifaz para dormir y ya puedes echarte una buena siesta.
  6. Entretenimiento; no olvides proveerte de entretenimiento. Un tablet lleno de películas (asegúrate de descargarlas), un lector de ebooks con ese libro que nunca terminaste o el móvil cargado de podcasts y audiobooks. Revistas y libros de papel también, pero no deberías llevar mucho peso.
  7. Cepillo de dientes y una muda. Si el viaje es largo, puede que quieras acicalarte un poco antes de aterrizar. Llévate un cepillo de dientes y una muda de ropa (interior también) en la maleta de mano.
  8. Alcohol en gel y toallitas húmedas. Las toallitas sirven para limpiar cualquier cosa, desde el reposabrazos del avión hasta la comisura de los labios después de cenar. El alcohol en gel es ideal para limpiarte las manos.
  9. Ejem, ¿te apetece un trago? Las botellitas de licor en miniatura no superan el límite de 100 mililitros de los aeropuertos y pueden ser un añadido interesante para el café. Recuerda que hay varias horas de vuelo por delante.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)