Cada cierto tiempo elaboramos un resumen de imágenes que circulan por las redes sociales tan increíbles que, de hecho, son falsas. Hoy no. En esta ocasión, y para variar, os traemos nueve fotos asombrosas que podéis compartir todo lo que os apetezca porque, además, son completamente auténticas.

El ciervo con colmillos de Afganistán

Los leones negros no existen, pero los ciervos con colmillos sí. Os presentamos al ciervo almizclero de Cachemira, una especie de corzo al borde de la extinción que sobrevive en las escarpadas montañas al norte de Afganistán. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) lo tiene catalogado como especie amenazada por la caza furtiva. De hecho, los dos últimos avistamientos de esta rara especie datan de 2014 y 1948.

Advertisement

Algunos no dudan en calificar a este curioso animal como "ciervo vampiro" pero no tiene ninguna afición por la sangre. Los llamativos colmillos son propios de los machos de la especie, que los utilizan para competir por las hembras durante la época de celo.

Foto auténtica vía: Wildlife Conservation Society / Julie Larsen Maher

La vía láctea sobre la Torre del Diablo

Hay muchas fotos con abundante Photoshop que tratan de fundir imágenes de astronomía y paisajes para dar con el fondo de escritorio viral perfecto. No es necesario. La naturaleza ya se encarga de proporcionarnos ese espectáculo de vez en cuando. La imagen sobre estas líneas es obra del astrofotógrafo David Lane, y se convirtió en foto del día de la NASA. Se trata de una panorámica de 16 imágenes que muestran la vía láctea vista sobre la famosa Torre del Diablo en el norte de Wyoming, en Estados Unidos.

Foto auténtica vía: NASA

Nueva York, visto desde arriba

Casi parece una placa de circuitos integrados, o una maqueta, o una creación salida de la mano de un artista del CGI, pero no es nada de eso. Se trata de una de las muchas fotos de Manhattan tomadas por el genial fotógrafo Vincent Laforet. Una combinación única de buena mano por parte de Laforet, lentes tilt-shift, y un buen equipo fotográfico son el cóctel que ha creado estas increíbles fotos de la ciudad que nunca duerme. Os recomendamos que hagáis zoom. El nivel de detalle es sensacional.

Fotos auténticas vía: Sploid

El iceberg boca abajo que parece cristal

Las masas de hielo flotantes conocidas como icebergs son generalmente blancas. Esta exuberante foto de un iceberg que parece un cristal azul la obtuvo el realizador Alex Cornell. Cornell tuvo la suerte de estar en el momento y lugar precisos y pudo fotografiar un pequeño iceberg que se había dado la vuelta espontáneamente, dejando al descubierto la parte que suele estar sumergida en el mar. Las presiones a las que el hielo sumergido está sometido bajo el agua eliminan las burbujas de aire atrapadas y dan al hielo esta espectacular transparencia que refleja los tonos azulados del mar y el cielo.

Advertisement

Este fenómeno de icebergs y bloques de hielo que se dan la vuelta no es infrecuente, pero hay que estar ahí para verlo, porque suelen durar poco tiempo en ese estado tan prístino.

Fotos auténticas vía: Reframe

El increíble amanecer múltiple

¿Una puerta dimensional sobre un tranquilo pueblecito de montaña? No, ni tampoco es un truco de fotógrafo o la primera avenida de invasores extraterrestres. La foto sobre estas líneas es muy real, y no está modificada o retocada. La tomó el fotógrafo Joshua Thomas el pasado 9 de enero en Red River, Nuevo México.

Intrigado por los extraños sucesos que se aprecian en el cielo y que se podían ver a simple vista, Thomas remitió la foto al Centro Meteorológico Nacional de Amarillo, en Texas. ¿La explicación? La foto es una auténtico triple salto mortal de la naturaleza que combina nueve fenómenos atmosféricos diferentes desde un pilar solar, hasta un parhelion, o un halo solar de 22 grados.

Foto auténtica vía: Centro Meteorológico Nacional de Amarillo

Peligro: búhos agresivos

Esta señal vial destinada a peatones parece sacada de una historieta de Mortadelo y Filemón, pero es muy real. Sucedía recientemente en la ciudad de Salem, en Oregón, donde varios corredores que hacían ejercicio en el extenso parque Bush Pasture han sido atacados por búhos que habitan los bosques cercanos.

Advertisement

Según los biólogos, los ataques de los animales se deben a que probablemente se sientan amenazados cuando los corredores pasan muy cerca de sus nidos. Para evitar sustos a otros excursionistas, las autoridades de Salem han creído conveniente instalar estas señales tan peculiares. Abajo podéis ver la instalación de otros de estos ominosos carteles.

Fotos auténticas vía : Statesman Journal

Seis fenómenos celestes en una sola foto

Podemos darnos por afortunados si vemos un par de fenómenos astronómicos o atmosféricos en una misma foto. Esta tiene seis: el cometa Lovejoy (color azul), un meteorito errante (a la izquierda de Lovejoy), las Pléyades (el conglomerado azul a a la derecha y arriba del cometa), la nebulosa NGC 1499 (el arco rojo a la derecha), el halo verdoso del amanecer, y un grupo de nubes bajas. Se tomó desde el Cerro la Mesa, en el observatorio del Desierto de Atacama, en Chile.

Foto auténtica vía: Petr Horálek / European Southern Observatory

La famosa foto de Einstein sacando la lengua

Foto: Arthur Sasse / AFP

Las redes sociales gustan de atribuirle a Einstein todo tipo de frases que no ha dicho y de fotos falsas, pero esta es de las pocas auténticas. La tomó el fotógrafo Arthur Sasse el 14 de marzo de 1951 con motivo del 71 cumpleaños de Einstein. Cuando le pidió que sonriera a la cámara, el popular científico estaba tan cansado de que un montón de fotógrafos le pidieran lo mismo que, en su lugar, sacó la lengua.

El caso es que la foto le hizo mucha gracia a Einstein, quien se la pidió a Sasse para convertirla en su felicitación de Navidad de ese año. La imagen, uno de los mejores retratos de personajes famosos del Siglo XX, ha contribuido mucho a crear el estereotipo de que Einstein era un científico afable y un poco chiflado. Quizá lo fuera un poco, pero también fue un premio Nobel y uno de los físicos más influyentes de la historia moderna de la humanidad.

Foto auténtica vía: The Guardian y Wikipedia

La rata gigante de Nueva Guinea

Una rata común urbana (Rattus Norvegicus) especialmente bien alimentada y beneficiada por la genética puede llegar a pesar 600 gramos y medir 50 centímetros (la mitad de esa distancia corresponde a la cola). La rata gigante de Nueva Guinea pesa 1.600 gramos y mide 80 centímetros.

Advertisement

Este descomunal roedor fue descubierto en el cráter inactivo del monte Bosavi, en Nueva Guinea. El entorno en el que vive esta rata silvestre es tan aislado que el animal se mostraba manso y no reaccionaba con miedo o agresividad a la presencia humana.

Foto auténtica vía: Smithsonian / Kristofer Helgen

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)