Cinco años después de que la Policía Nacional anunciara la “desarticulación de la cúpula de Anonymous”, los tres detenidos han sido absueltos por el juzgado de lo penal número 3 de Gijón —la ciudad de donde era uno de los acusados. La sentencia absolutoria pone en evidencia las irregularidades de todo el proceso.

Los tres hombres españoles fueron detenidos en junio de 2011 acusados de organizar la operación “Spanish Revolution” para saturar los servidores de la Junta Electoral Central antes de las elecciones municipales. Fueron acusados de pertenecer a la “cúpula de Anonymous” y vinculados con el 15-M. Uno de los abogados de la defensa, Carlos Sánchez-Almeida, dijo a Gizmodo en Español que todo había sido un montaje político para ensuciar la imagen de los acampados.

Imagen: David Maeztu / Twitter

El juicio celebrado en mayo puso en evidencia las múltiples irregularidades que se sucedieron durante el proceso: una serie de policías infiltrados interactuaron con los acusados antes de la denuncia, no se precintaron los ordenadores requisados, se pincharon las conversaciones abogado-cliente, se dictaron peticiones de datos a un proveedor de Internet... Según la sentencia, “no consta que los acusados pertenecieran a grupo criminal” —no se conocían entre sí.

“La sentencia respalda lo que la defensa dijo desde el primer día, que el caso Anonymous fue una maniobra orquestada para criminalizar el entorno del 15-M”, explica Sánchez-Almeida. “Anonymous respaldó en todo momento las protestas de No Les Votes y Democracia Real Ya, y por eso todos los colectivos mencionados son citados en los atestados policiales con el objetivo de perjudicar su imagen pública ante la sociedad española”.

Advertisement

Advertisement

[El Confidencial, eldiario.es]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.