El pasado 11 de noviembre fallecía uno de los grandes cómicos en España, Chiquito de la Calzada. Con su pérdida se fue un tipo único, con un lenguaje propio y surrealista que imitó un país entero pero, ¿qué significaban aquellas expresiones tan marcianas? Internet parece tener la respuesta.

Para aquellos que no sepan de quién hablamos, Chiquito fue un humorista, cantaor de flamenco y actor cómico malagueño. Su reconocimiento y fama le llegó ya mayor, cuando en el verano de 1994 apareció en el programa de televisión Genio y Figura. De ahí al estrellato. Lo que ocurrió con Chiquito en España es difícil de explicar, casi mejor mostrar un vídeo con una de sus actuaciones:

Gregorio Esteban Sánchez (su nombre real) había construido un personaje muy especial que la sociedad española asimiló de tal forma que todo el mundo comenzó a hablar como él. Chiquito no basaba su genio en el chiste o la broma, lo genuino en el personaje era el universo personal de expresiones y movimientos que acompañaban a la misma.

Advertisement

De ahí que su estilo e influencia fueran tan grandes. A su forma de andar, con esos pasos simples y cortos mientras se sujetaba las lumbares (fingiendo tener dolores), le acompaña todo un universo de expresiones hoy míticas como “jarl”, “fistro”, “comorrr”, “acandemor”, “Tedacuen” o el “hasta luego Lucas”.

Chiquito ya no está con nosotros, y sólo él sabría decirnos con exactitud de dónde demonios se sacaba muchas de sus palabras. Sin embargo, en Twitter han mostrado una más que acertada aproximación al significado y etimología de algunas de sus célebres expresiones.

Así que, algo más de 20 años después de esa primera aparición en Genio y Figura, el usuario de Twitter @LarrySion ofrece una divertida y más que factible explicación del universo del humorista.

Además, otro usuario recuerda una anécdota que podría situar el origen de “fistro” de un encuentro casual de Chiquito en una taberna malagueña. De ser verdad, la palabra provenía de un matador que había sufrido una cornada en el “diodenal” y al que tendrían que operar del esfínter: “Doctores, mucho cuidado con el fistro” les advirtió el torero. Chiquito la escuchó y la hizo suya.

Advertisement

En cuanto al legendario, “hasta luego Lucas”, es posible, como apunta @onoma_ml, que el humorista simplemente la haya adaptado a su universo, siendo una expresión que se ha usado durante varias décadas en zonas rurales (y no tanto) españolas.

En este caso, “Lucas” viene a ser una persona poco oportuna, y “hasta luego Lucas” una especie de despedida para el que no se entera, algo como “¡ahí te quedas!”.

Sea como fuere, Chiquito fue un verdadero genio, un tipo capaz de construir un lenguaje que imitó un país entero junto a una sonrisa, y eso es simplemente impagable. Hasta siempre, Chiquito.