Acer vuelve a confiar en Microsoft con Windows 8.1. El fabricante taiwanés había sido uno de los más críticos con Microsoft por lanzar el Surface y por el cambio tan grande que ha supuesto Windows 8. Jim Wong, presidente de Acer, dice ahora que "no todo el mundo necesita pantallas táctiles [...] Microsoft se está volviendo más considerado con sus socios de hardware". Se espera que Windows 8.1 recupere muchos elementos tradicionales de Windows, como el botón de inicio.