Cerramos el viernes con un paseo aéreo por Groenlandia y el Ártico de la mano de la NASA. La agencia tiene un avión que recorre estas zonas dos veces al año. Su vuelo está grabado mediante dos cámaras que son las que hoy nos ofrecen este relajante viaje por el frío polar.

El avión, un P-38, está equipado con radar y altimetría por láser, y su misión consiste en estudiar los glaciares y las placas de hielo a su paso. El proyecto se llama Operación Ice Bridge, y la NASA también está programando vuelos para monitorizar la Antártida, al otro lado del mundo. Aparte de su utilidad científica, nada mejor que un vuelo fresquito en verano para dar la bienvenida al fin de semana. [NASA Ice Bridge]