El anuncio está pensado solo para Japón pero ya se sabe: imposible no verlo al instante en medio mundo colgado en Internet. Toshiba quería promocionar su último equipo para cocinar arroz y no se le ocurrió otra cosa que presentar a una actriz japonesa imitando a una persona extranjera, occidental, y haciendo burla de su acento, su pelo, su nariz... todo. El anuncio ha sido retirado de YouTube pero lo puedes ver arriba (en japonés). En varios foros online y blogs sobre cultura japonesa ya lo califican de "racista".

Lo cierto es que este tipo de caracterizaciones de los occidentales en Japón son comunes a veces en shows de humor y similares. Hasta se pueden comprar narices y ojos postizos para imitar la apariencia de un extranjero (foto debajo). Pero lo que choca es que una multinancional como Toshiba, que por definición está presente en todo el mundo, se arriesgue con este tipo de "humor".

Y choca más todavía porque la propia compañía publicó en uno de sus portales hace solo una semanas un artículo sobre cómo los "estereotipos racistas" pueden dañar tu estrategia de marketing, con ejemplos de anuncios de Coca-Cola o Cheerios en el que hubo ciertos deslices en el frente de los estereotipos. Nadie está a salvo de cometer un error. [Debito.org]