El uso de vendas enyesadas para curar fracturas óseas es algo, literalmente, del siglo pasado. Las escayolas del futuro se imprimen en 3D y se controlan mediante una aplicación móvil. En Gizmodo en Español hemos probado esta tecnología de la mano de una de las empresas que ya ofrece el servicio a hospitales: la española Exovite.

La idea de imprimir férulas en 3D no es nueva, pero Exovite ha logrado llevarla llevarla a la práctica y convertirla en un modelo de negocio que ya funciona en hospitales de Aragón, Cataluña y Murcia. Todo el proceso se lleva a cabo en el hospital y bajo la supervisión de los traumatólogos. Lo que hace la startup es proporcionar los equipos y el software necesarios para imprimir férulas 3D a medida.

El proceso comienza con el diagnóstico del médico, que marca la localización de las fracturas con una serie de pegatinas. La extremidad se escanea en tres dimensiones mediante un brazo robótico equipado con varias cámaras y sensores de infrarrojos. El dispositivo ha sido diseñado por la propia Exovite y muchas de sus piezas están también impresas en 3D.

Advertisement

El modelo 3D resultante sirve para crear una férula a medida para cada miembro y para cada fractura. el modelo definitivo está regulado por un algoritmo que calcula también la posible inflamación y los cambios de medidas que ocurren en el brazo cuando, por ejemplo, se flexionan los dedos. Este cálculo es necesario para que la férula no quede muy prieta y produzca edemas.

El proceso termina con una férula que combina el plástico impreso en 3D con tejidos flexibles. La pieza es lavable y sus agujeros permiten que la piel transpire y que el paciente pueda rascarse con comodidad.

Los agujeros de la férula tienen otra función. En ellos pueden ubicarse parches de electroestimulación que contribuyan a hacer la recuperación más corta. Una aplicación móvil gestiona los tratamientos de descargas y recuerda al paciente cuándo aplicarlos. La información sobre este tratamiento la controla siempre el médico en tiempo real.

En cuanto al coste, Exovite cobra al hospital 150 euros por cada férula, y 10 euros diarios por el mantenimiento y gestión de la aplicación.

Sponsored

Actualmente, imprimir y fabricar una férula completa lleva alrededor de 24 horas, pero los responsables de Exovite calculan que ese plazo se podrá reducir a unos minutos en poco tiempo. La compañía nació en 2013, y fue seleccionada por Microsoft para formar parte de su aceleradora de empresas en Tel-Aviv. Ahora ya planea su expansión al resto de España y otros países europeos. [vía Exovite]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.