Adiós al sueño de las baterías reemplazables para coches eléctricos. La start-up israelí Better Place, que había inventado un sistema para utilizar baterías reemplazables en coches eléctricos, ha anunciado su cierre por falta de interés comercial. El sistema era en teoría más barato y efectivo que las baterías tradicionales. Better Place había recibido más de 850 millones de dólares de inversión.