La impresión en 3D está revolucionando muchos procesos de fabricación, y ahora le ha tocado el turno al de un objeto bastante inesperado: las pelotas de ping-pong. El diseñador Philipp Günther ha creado Airball, una pelota de tenis de mesa casi indestructible.

Las pelotas tradicionales que se utilizan en ping-pong tienen un problema: para tener la ligereza adecuada, su superficie es tan fina que se daña fácilmente con los golpes (y recibe muchos). Airball está formada por una malla esférica cuyo diseño le permite recuperar la forma incluso aunque la aplastemos a propósito.

Advertisement

La clave de las pelotas de ping-pong es que sean perfectamente redondas y uniformes. Eso hace que el proceso de fabricación no sea precisamente sencillo. Günther ofrece su creación mediante crowdfunding y no son baratas. Tres Airball cuestan 27 dólares. Su creador asegura, eso sí, que son para toda la vida. A menos que el perro las encuentre claro. [Cut&Paste vía 3ders]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)