En China existe toda una compleja industria de la falsificación. Prácticamente ninguna marca de tecnología se libra de ver copias baratas, ilegales y más o menos acertadas de sus dispositivos al poco de salir al mercado. Pero, como con todo, hay una excepción: los nuevos gadgets para llevar puestos como los smartwatch o las gafas estilo Google Glass. Los wearables no gustan en el mercado chino de la falsificación.

En CNN se han acercado a algunos de los centros comerciales chinos donde se distribuyen en mayor número estas imitaciones. El objetivo era encontrar alguna copia de unas Google Glass, o de smartwatch como el Samsung Galaxy Gear, el Qualcomm Toq, o los Sony Smartwatch. Ha sido en vano.

Advertisement

Un representante de uno de estos establecimientos ha comentado a CNN: "No hay copias a la venta. Solo originales. Quizá en el futuro las haya, pero ahora mismo el interés es bajo". Otros vendedores y comerciales del distrito de Shenzhen responden en la misma línea. Nadie recuerda haber visto imitaciones de ese tipo de dispositivos. En más de veinte tiendas era también imposible ver un Samsung Galaxy Gear original.

Aún es pronto para atribuir una causa definitiva de esta ausencia de imitaciones, pero desde luego no es un buen síntoma para el mercado de wearables. Sólo hay una cosa peor que ser imitado, y es ser ignorado. Los reyes de la falsificación en China juegan siempre sobre seguro, y solo copian productos muy demandados. El hecho de que no haya copias de gadgets para llevar puede significar simplemente que aún es un mercado muy joven, o peor, que no le interesa a nadie. [CNN vía The Awl]

Foto: Unas Epson Moverio BT-200 originales