Amazon acaba de lanzar Lumberyard, su propio motor gráfico para desarrollar videojuegos. Oculta en las profundidades de sus condiciones legales, el software tiene una divertida cláusula que contempla una excepción legal en caso de... apocalipsis zombie.

La cláusula se refiere concretamente al uso de Lumberyard para sistemas críticos. El texto original de la cláusula especifica lo siguiente:

Advertisement

57.10 Usos aceptables y usos en sistemas críticos o de seguridad. El uso de Lumberyard debe ser conforme a la política de uso aceptable de Amazon Web Services. Lumberyard no está pensado para ser usado en sistemas críticos para la vida o para la seguridad como: equipamiento médico, sistemas de transporte automático, vehículos autónomos, aeronaves o sistemas de control de tráfico aéreo, instalaciones nucleares, naves espaciales o equipamiento militar ligado al uso en combate. Sin embargo, esta restricción no se aplicará en el caso (certificado por los centros de control de enfermedades o las entidades que los sucedan) de que una infección viral transmitida mediante mordiscos o contacto con fluidos corporales cause que los cadáveres se reanimen y busquen consumir carne, cerebros o tejido nervioso humanos con el probable resultado de la caída de la civilización.

Desde luego, parece una contingencia razonable. Si hay un apocalipsis zombie, podremos usar Lumberyard para desarrollar sistemas críticos de control de robots quirúrgicos o para pilotar un avión sin que venga alguien de Amazon a demandarnos. A lo sumo quizá venga solo a devorarnos el cerebro. Podemos dormir un poco más tranquilos. [vía Kotaku]

Sponsored

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)