Call of Duty regresa a sus raíces después de varios años contando historias bélicas modernas e incluso basadas en el futuro de la guerra, y es lo mejor que podrían haber hecho. En WWII regresamos al conflicto más importante de la humanidad en su historia, y tanto la campaña como el multijugador son experiencias épicas.

Han pasado 14 años desde la llegada de Call of Duty y en todo este tiempo nos han hecho experimentar en más de una ocasión los horrores de la Segunda Guerra Mundial, al igual que muchos otros juegos. Sin embargo, los seguidores de la saga saben muy bien que desde los días de Black Ops II, y especialmente tras la llegada de Advanced Warfare, la jugabilidad había cambiado de manera muy drástica.

Advertisement

Saltos dobles, exoesqueletos, armas futuristas y drones. Todo esto y más había hecho perder la verdadera esencia de Call of Duty como juego FPS competitivo. No digo que esté mal, dado que eran juegos interesantes, pero era muy diferente a las mecánicas que estábamos acostumbrados, a la simplicidad de solo contar con un rifle, una pistola y una granada al momento de irte a la batalla. En WWII, regresamos justamente a eso, y es justo lo que necesitaba la saga.

Band of Brothers

Call of Duty ha tenido campaña en solitario desde mucho antes que se convirtiera en el éxito que es en cuanto a juegos competitivos. La campaña de WWII nos hace pasar por las mismas situaciones que tantos otros juegos basados en la Segunda Guerra Mundial también lo han hecho: el desembarco de Normandía, el rescate de París del régimen Nazi y el cruce del río Rin, por ejemplo. No obstante, lo hace contando una historia interesante basada en la hermandad.

Advertisement

En WWII no hay un gran villano (bueno, aparte de Hitler, por supuesto). No hay ese general de la SS con diálogos amenazadores, ni el líder de un campo de concentración que tenemos que matar al final. No, de hecho, los Nazi no tienen nada de protagonismo, solo están ahí como un obstáculo que debes superar, un enemigo con el que debes acabar y ya.

Lo único que importa en el juego es tu pelotón y la relación que tienes con cada uno de los personajes. El soldado Daniels es el protagonista, y desde su punto de vista sentirás cómo crece ese sentimiento de hermandad con otros soldados como Frank Aiello, el fotógrafo de guerra aficionado Drew Stiles, el Sargento Perez, el Teniente Turner y, por supuesto, esa gran amistad con Robert Zussman, tu compañero más importante. Además, también sentirás su ira y frustración ante las órdenes del Sargento Pierson, las cuales casi se sienten despiadadas. Tu pelotón es una familia, en la que tienes muchos hermanos pero tu favorito es Zussman, tu padre es Turner y tu tío malvado es Pierson.

Esta campaña recuerda mucho a la mítica serie Band of Brothers, e incluso a películas como Saving Private Ryan. Lo que los estudios de Sledgehammer querían era que formaras un vínculo con cada uno de los personajes, y aunque Daniels, el protagonista, no tiene mucho carisma y es un poco simplón, todos los que lo rodean son personajes interesantes que te importarán.

La campaña se desarrolla en poco más de 6 horas, en las que tendrás que pasar por diferentes escenarios y misiones. No solo estarás limitado a Daniels, sino que durante momentos te pondrás en los zapatos de otros personajes para conducir tanques, aviones o incluso infiltrarte en una base alemana haciéndote pasar por una oficial de la SS (esta fue mi misión favorita, sobre todo su final).

La hermandad y el compañerismo es tan importante en WWII que han reemplazado el sistema que regenera por sí solo la vida del personaje para depender de packs de medicina, los cuales solo podrás obtener explorando el mapa o recibiéndolos de tus compañeros, al igual que las granadas y la munición. Dicho de otro modo, dependes de tus hermanos de batalla y de tu efectividad para recibir más vida y más balas, mientras más nazis mates mas rápido te darán lo que necesitas.

Advertisement

En general, la campaña cuenta la misma historia que hemos visto en películas y otros juegos, pero desde un punto de vista muy interesante, acompañado de un buen guión y personajes que me cayeron muy bien (y mal, en algunos casos), tanto así que no me importó casi lo soso que era el protagonista.

Turner y Pierson.

Aparecer, matar, morir. Repetir.

Por supuesto, aunque la campaña es un buen añadido lo que más importa en un Call of Duty es su modo multijugador, y este es, sin duda, el mejor de los últimos años, en especial por el simple hecho de volver a una época bélica en la que no habían jetpacks o armas futuristas.

Advertisement

Los modos de siempre han regresado al multijugador, como Team Deathmatch o Domination, no obstante, el modo War o Guerra es algo completamente nuevo y tan interesante como divertido. En este modo tienes que asaltar un mapa (o defenderlo) e ir capturando zonas, mientras luchas contra un equipo enemigo. Por ahora hay muy pocos mapas (solo tres), pero luchar en la playa de Normandía o el puente del río Rin contra un equipo de jugadores rivales es algo genial. Además, puedes hacer maravillas con un rifle de francotirador.

Así luce el área social.

De resto, en el multijugador de WWII harás lo que siempre se hace en un Call of Duty. Aparecer en el mapa, matar a quien se te atraviese y morir. Repetir. Esa fórmula de velocidad al jugar es lo que ha hecho a la saga lo que es hoy en día, y estar limitado a las armas de la Segunda Guerra Mundial lo hace ser extremadamente divertido.

Advertisement

En el multijugador ahora hay un área social en la que podrás esperar a tu siguiente partida, ver vídeos instructivos, jugar partidas 1 contra 1 y encontrarte con otros jugadores. Ahí también podrás, por supuesto, comprar loot boxes, o como las llaman en este juego, cajas de provisiones. Este es el sistema de microtransacciones del juego, y aunque no he pagado un centavo por ellas hasta ahora se que están ahí, y a muchos les molestará. No obstante, la buena noticia es que solo con jugar se pueden conseguir también, aunque se tarda.

Aquí comenzaba mi aventura en el modo zombie.

Por último, el modo zombie está de regreso y mejor que nunca. Al igual que en otros juegos de la saga hay un modo absurdo en el que te dedicarás a luchar contra oleadas de nazis zombie mientras resuelves acertijos en el mapa para poder superar la zona, solo que esta vez lo harás con una serie de personajes geniales, interpretados por grandes actores como David Tennant (Doctor Who). En mi caso, creo que he pasado más tiempo en el modo zombie que en el multijugador tradicional hasta ahora. Es mi favorito.

En conclusión

Después de un par de años siendo criticado por cambiar la fórmula, Call of Duty regresa a sus raíces con un juego que nos recuerda lo buena que es esta saga en cuanto a FPS de acción. Aquí solo tienes un rifle y una granada a la mano, así que necesitarás buenos reflejos para triunfar en la batalla contra otros jugadores.

Léeme

  • La historia de su campaña es realmente buena, inspirada en películas y series como Band of Brothers.
  • Tiene microtransacciones, sí, pero al menos puedes conseguir los objetos jugando (aunque más lento).
  • El modo zombie es glorioso, aunque también tiene cajas de provisiones, y aquí son más importantes para jugar.
  • Call of Duty regresa a la Segunda Guerra Mundial, y eso es una gran noticia.
  • Seguimos esperando un Call of Duty inspirado en la guerra de Vietnam.
  • Si amas los rifles de francotirador en esta clase de juegos, juega el modo Guerra. Te encantará.