Todas las fotos: Adam Clark Estes / Gizmodo.

Es injusto que la mayoría de personas ha conocido cómo es controlar su casa con la voz usando un Amazon Echo. Aunque ese dispositivo funciona correctamente es demasiado feo. El Google Home original se veía un poco mejor, pero seguía teniendo un aspecto tonto. Esta es la principal razón por la que el nuevo, elegante y minimalista Google Home Mini se siente como una revelación.

Este dispositivo con el tamaño de una rosquilla hace casi todo lo que hace su hermano mayor y más feo: ofrece acceso casi instantáneo a Google Assistant (haciendo que sea muy fácil consultar tu agenda del día y qué tan mal está el tráfico), le puedes gritar preguntas como “¿cuándo fue la última vez que Estados Unidos faltó a la Copa Mundial de fútbol?” (hasta este año, fue en 1986) y por último (quizás más importante), también podrás controlar los dispositivos inteligentes de tu casa como por arte de magia, diciendo cosas como “Hey Google, enciende el televisor”.

El Google Home original era un gran rival para el Amazon Echo, el cual considero el mejor ejemplo de cómo debe ser un dispositivo para controlar el hogar mediante la voz. El Google Home Mini es el rival directo al Amazon Echo Dot, un aparato que luce como una lata de tabaco de mascar y ofrece casi todas las funciones que el Echo de mayor tamaño. Tanto el Home Mini como el Echo Dot cuestan 50 dólares, y son realmente pequeños.

Advertisement

La gran diferencia es que el Google Home Mini es precioso. Luce como una pieza decorativa que además se conecta a internet y hace cosas. Casi nunca te percatarás de que está ahí, debido a que el dispositivo de cubierta de tela (disponible en varios colores) prácticamente desaparece en tu mesa.

El diseño del hardware es simple, casi demasiado. Cuenta con cuatro luces indicadoras en su parte superior, y solo un altavoz. El dispositivo es sensible al tacto, lo que quiere decir que puedes ajustar el volumen tocando sus lados y reproducir o pausar música tocando su parte superior. Lo único que tiene apariencia de botón tradicional es un pequeño interruptor en su parte inferior que sirve para silenciar el micrófono, el cual es bastante bueno, pero no sorprendente. El micrófono detectará tu voz incluso cuando te encuentras al otro lado de la habitación, pero le costará hacerlo si hay mucho ruido de fondo.

El interruptor para apagar el micrófono.

Su altavoz también es bueno, aunque no excelente. El Google Home Mini no está diseñado para ser tu sistema de audio para el hogar, para eso existe el Google Home Max. El Home Mini tampoco cuenta con puerto para cable de audio de 3.5mm, lo que es una desventaja debido a que no podrás conectarle altavoces de mayor tamaño (si quieres hacerlo, necesitarás un Chromecast Audio). También es necesario mencionar que el Google Home no funciona con altavoces Sonos Play:1 o Sonos Play:3, aunque sí puedes conectarlo a un Sonos Play:5 usando un Chromecast Audio.

Advertisement

El software del Google Home Mini es sobresaliente. Configurarlo toma apenas unos seis segundos usando la app de Google Home, la cual no volverás a necesitar, dado que después usarás la de Google Assistant. En esta app puedes conectar Assistant a servicios como Spotify o controlar tus dispositivos del hogar, tales como el Philips Hue o el Logitech Harmony. También puedes programar atajos que hacen que la interacción con el asistente sea más natural. Por ejemplo, no tienes que decir “Hey Google, enciende las bombillas Philips Hue”, sino solamente “Hey Google enciende la luz”.

Google dice que parece una rosquilla, pero para mi luce como una hamburguesa.

Usar Google Assistant y el Google Home se siente intuitivo, tal y como debe ser. Google tiene mucha experiencia con el procesamiento de lenguaje natural, el aprendizaje de las máquinas y con la tecnología de control de la voz, gracias a décadas construyendo su motor de búsquedas. La posibilidad de personalizar tu experiencia con el Home Mini recuerda a las capacidades de Android, mientras que la opción de Amazon es mucho menos flexible. Usar el Echo se podría comparar a un paseo en bote lleno de saltos y tropiezos, pero la experiencia de Google Home se siente como un crucero de lujo.

No obstante, incluso los cruceros pueden ser defectuosos a veces.

La mayor parte de mi tiempo con el Home Mini ha sido práctico y divertido. Es maravilloso encontrar un vídeo en YouTube en mi smartphone, encender el televisor usando la voz y enviar el vídeo a la pantalla grande. Este tipo de acciones simples funcionan mucho mejor si lo haces todo usando productos de Google. Por ejemplo, si no tienes configurado un sistema de hogar inteligente puedes usar un Chromecast para conectar tu TV a Google Home. En mi caso, tengo un Logitech Harmony y eso es lo que uso para conectar el Home Mini a mi televisor.

¿Cuál tendrías en tu casa?

Debo mencionar que Google Assistant tiene dificultades con las tareas más complejas. Mi configuración para las luces no es común, debido a que uso bombillas Philips Hue en tres lámparas, una de ellas conectada a un interruptor Lutron. Me gusta este interruptor porque incluye un pequeño control remoto para poder encender la lámpara sin necesidad de levantarme de la cama o tocar mi smartphone. No obstante, a Google Assistant le cuesta funcionar con esta configuración. Órdenes básicas como “Aumenta la intensidad de las luces” suelen funcionar, pero el Home Mini a veces me dice que no sabe cuál es la lámpara conectada al Lutron. Además, el sistema se puede confundir cuando le ordeno encender una lámpara en específico. La buena noticia es que la aplicación de Assistant es tan sencilla de usar que puedo solucionar esto fácilmente.

Este ejemplo es algo específico que me sucede a mi, pero sirve como evidencia de que a Google Assistant todavía le falta ser un poco más sofisticado para controlar a la perfección los dispositivos del hogar. Google podría resolver este problema añadiendo algunas mejoras de hardware a los Home y convirtiéndolos en hubs para el hogar, algo así como lo que hizo Apple con el HomePod o Amazon con el Echo Plus, aunque ninguno de estos dispositivos están a la venta todavía.

Mientras tanto, puedes conectar tu Home Mini a un hub (en mi caso uso un Harmony Hub) y así obtener algunas funcionalidades adicionales. Puede que no funcione el 100% de las veces en las que lo uses, pero eso es parte de la diversión.

Al final de todo, el Google Home Mini es justamente eso: divertido. Es divertido de configurar, de usar y es divertido descubrir cosas nuevas que puede hacer con él y no sabías. Es cierto que puedes hacer casi todas estas cosas con un Amazon Echo, pero la experiencia se siente menos personal. Quizás esto se deba al hardware tan feo que tiene, o su software que no se siente tan fluido. En general, no disfruto tanto el Echo como el Home.

Advertisement

Lo mejor del nuevo Home Mini es su precio de 50 dólares. Eso hace que sea fácil comprar varias unidades y ponerlas en diferentes habitaciones, incluso lucen tan bien que podrían pasar a ser parte de la decoración (no puedes decir lo mismo del Echo Dot). Por el precio de un par de cenas, el Google Home Mini es, en el peor de los casos, un cacharro para enseñar a tus visitas. En el mejor de los casos se convertirá en tu mejor amigo.

Léeme

  • Mucho más bonito que el Amazon Echo Dots, aunque hace las mismas cosas
  • Tiene un diseño elegante de software que hace que sea fácil personalizar sus funciones
  • No es tan bueno para realizar tareas complejas ni tiene puerto de auriculares
  • Mucha diversión por 50 dólares