Si algo funciona, no lo cambies. Es la máxima en la que HTC ha debido pensar a la hora de concebir el HTC One Mini. Y con razón. Después de lanzar el One, el que sigue siendo uno de los smartphones Android más completos del mercado, la taiwanesa ha apostado por una versión de gama media del móvil, pero manteniendo la esencia de su hermano mayor. El Mini es inferior en especificaciones al One, pero es (casi) igual de espectacular en diseño. En Gizmodo en Español lo hemos probado durante cuatro días completos. Te contamos debajo todos los detalles.

Diseño y Hardware

Si has probado ya el HTC One, coincidirás probablemente con nuestro análisis de hace unos meses: el hardware y su diseño es, con diferencia, lo mejor del teléfono. Lo mismo ocurre con el HTC One Mini. Salvo por algunos detalles, la esencia es la misma que la del One: cuerpo unidody de aluminio que lo diferencia del resto de la competencia.

Advertisement

Lo primero que sorprende al coger el Mini es su tamaño, y no por pequeño: 4,3 pulgadas (igual que el Galaxy S4 Mini y más grande que las 4 pulgadas del iPhone 5). Pero así están las cosas. Samsung ha impuesto eso de "cuanto más grande, mejor" y el resto de competidores, excepto Apple, se ha lanzado detrás. Perfecto para quienes le gusten las pantallas grandes, pero un inconveniente para el resto.

Si uno está acostumbrado a móviles cercanos a las 5 pulgadas, manejar uno de 4,3 es, curiosamente, todo un placer. El HTC One Mini es compacto y encaja a la perfección en la palma de la mano. Puedes llegar a casi toda la pantalla con el pulgar, sin necesidad de utilizar las dos manos. Las dimensiones ayudan: solo 9,2 milímetros de grosor (un poco más que los 8,9 del Galaxy S4 Mini, aunque en los bordes el One Mini es más fino que en el centro, por lo que apenas se nota la diferencia). No es tremendamente ligero, 122 gramos vs. 107 del S4 Mini, pero la diferencia tampoco es un inconveniente. Y todo ello con el toque premium del aluminio al tacto.

Advertisement

Hay algunos detalles de diseño que sí son un paso atrás respecto al HTC One. El más evidente es la banda de plástico blanco que une el cuerpo de alumino con la pantalla. En el One, esa unión se hace con una banda de policarbonato blanco entre la pantalla y el aluminio. En la parte frontal el corte en el borde recuerda al del iPhone 5. El acabado es perfecto:

En el Mini, sin embargo, ese acabado lo reemplaza la banda de plástico blanco. No queda mal, pero no es lo mismo:

Hay un detalle adicional mejorable: los botones de volumen en el lateral no son todo lo sensibles que deberían ser. Tienes que apretarlos hasta el fondo para activarlos y resulta bastante incómodo. Además, el botón de encendido tampoco funciona de sensor infrarrojo para manejar los canales de televisión, como en el One. Una pena, aunque, como explicamos por aquí, tampoco lo utilizarías demasiado.

Pantalla

La pantalla del HTC One Mini es una grata sorpresa. No es Full HD como la del One, pero presenta una resolución muy buena para un modelo de gama media: 1280 x 720 píxeles (341 píxeles por pulgada, ppp), muy por encima de los 960 x 540 píxeles del Galaxy S4 Mini (256 ppp).

Incluso a un nivel intermedio de brillo, la pantalla se ve realmente bien, nítida y con colores realistas (nada saturados). Como siempre, pierde a la luz del sol, igual que prácticamente cualquier smartphone, pero, junto con el diseño, es uno de los mejores aspectos del móvil. No es el mismo panel que el One (aunque lleva igualmente Gorilla Glass), y en la foto debajo se puede apreciar. Con el mismo nivel de brillo en ajustes, la pantalla del One (derecha) es algo más nítida y clara que la del Mini:

Cámara

Buenas noticias también si pensabas hacerte con un móvil de gama intermedia: la cámara principal del Mini es casi exactamente igual que la del One. Y decimos "casi" porque el Mini carece del estabilizador de imagen del One para grabar vídeos, por lo que tendrás que tener un pulso más afinado. Por lo demás, ambos cuentan con cámara principal de 4,1 megapíxeles y sensor Ultrapíxel, que consigue fotos de gran calidad, especialmente en condiciones de poca luz (donde sí ha rebajado HTC en el Mini es en la cámara delantera: 1,6 megapíxeles frente a los 2,1 del One).

Debajo puedes ver en tomas a plena luz del día con la cámara principal: sin diferencias con respecto al One y a la par con el Galaxy S4. Donde el One y el One Mini realmente muestran lo que valen es en las fotos con poca luz.

HTC One

HTC One Mini

Samsung Galaxy S4 (no el Mini, el S4)

Batería y rapidez

La batería del Mini, sobre el papel, es significativamente inferior a la del One: 1.800 mAh del Mini frente a los 2.300 mAh del One. En la práctica no hemos notado diferencias en duración a un mismo nivel de uso: correo, navegación y mensajería muy intensivo durante todo el día, llamadas ocasionales. En ambos casos la duración es aproximadamente de un día. ¿Cómo es posible? La menor pantalla del Mini, el procesador menos potente y la actualización a Android 4.2.2 logran un mejor aprovechamiento del sistema y, de paso, de la batería.

La otra sorpresa del Mini es su rapidez. El procesador es un peldaño inferior al del One: un Qualcomm Snapdragon 400 de doble núcleo a 1,4 Ghz, frente al Snapdragon 600 de cuatro nuúcleos a 1,7 GHz. También lo es su memoria RAM (1 GB frente a los 2 GB del One o los 1,5 GB del Galaxy S4 Mini). Sin embargo, no hay cambios apreciables en el nivel de respuesta y rapidez: aplicaciones, navegador, cámara... todo abre y opera a la misma velocidad que el One. Lo que demuestra una vez más que las especificaciones no lo son todo. En un equipo de gama media con el tamaño, especificaciones de hardware y software bien optimizados y alineados, el resultado es igual de potente que en uno de gama alta.

Pese a ello, aquí hay que hacer una advertencia importante: el HTC One Mini se calienta casi tanto como el One. Es un inconveniente molesto. Después de ver vídeos durante 5 o 10 minutos, jugar o realizar una videollamada larga, el One parece que se va a derretir. Ocurre casi lo mismo con el Mini, aunque tal vez un poco menos. Un problema que HTC debería atajar.

Software

Pocas novedades respecto al One. HTC ha mantenido la mayoría de funciones clave que encontramos en su hermano mayor, especialmente BlinkFeed (actualizaciones de noticias y redes sociales al estilo Flipboard) o Zoe (para mezclar vídeos, fotos y música en una solo composición animada, aunque ahora podrás escoger tu propia música para las fotos).

Advertisement

También se mantiene la capa personalizada de Android de HTC, Sense 5.0. El problema es que, salvo BlinkFeed, que sí es útil para mantenerse al tanto de la actualidad, Sense 5.0 no mejora realmente nada respecto al Android "puro". Eso sí, sigue siendo un interfaz más elegante que en otros modelos (como en el Huawei Ascend P6 o incluso el Galaxy S4, aunque esto, como casi todo, va por gustos), pero HTC aún debería afinar más su desarrollo de software pare conseguir un equipo redondo.

Comparativa HTC One vs. HTC One Mini vs. Samsung Galaxy S4 Mini

Hemos ido destilando las principales diferencias entre los tres equipos a lo largo del texto, pero aquí tienes una tabla comparativa que las resumen todas:

Lo mejor

Resumido en tres puntos:

  • Diseño, un móvil con acabado exquisito, superior a la competencia.
  • Cámara: una de las mejores cámaras en un smartphone de gama media.
  • Rapidez: inferior en especificaciones al HTC One, pero muy bien optimizado. Tan rápido como su hermano mayor.

Lo peor

Lo que no nos ha gustado:

  • Sin batería reemplazable ni microSD: para muchos son dos puntos clave. Si lo son para ti, olvídate del One Mini.
  • Se calienta en exceso: igual que el One, uno de sus defectos más molestos.
  • El precio: demasiado caro 499 euros libre.

¿Merece la pena comprarlo?

Si lo que estás buscando es un teléfono potente de gama intermedia y pantalla manejable, el HTC One Mini es sin duda una de las mejores opciones. Pero hay dos grandes inconvenientes mencionados arriba: el precio y no poder añadir almacenamiento interno ni cambiar la batería.

Advertisement

El precio es lo peor de todo. 500 euros por un móvil de gama intermedia es simplemente demasiado. En tienda, cuando se lance a finales de septiembre en España, seguro caerá a los 450 euros o incluso menos, poniéndose al nivel del Galaxy S4 Mini. Si esa es una cantidad que te puedes permitir y, además de potencia y funciones buscas también diseño, ya tienes un firme candidato.

*El precio en dólares en EE.UU. y disponibilidad y precio en Latinoamérica aún no se han confirmado oficialmente. Actualizaremos por aquí.