Sony Xperia Z1, análisis: la cámara que buscabas en un AndroidS

Sony renovó en la pasada feria IFA su smartphone estrella, el Sony Xperia Z, mejorando algunos de sus puntos y cambiando por completo su cámara para dotarla con un impresionante sensor de 20,7 megapíxeles. El resultado es el Sony Xperia Z1. En Gizmodo en Español lo hemos probado a fondo durante más de una semana. Ahí va nuestro análisis.

Diseño

El Xperia Z1 hereda la estética general del Xperia Z, con un aspecto minimalista. Los bordes y las esquinas, sin embargo, se han biselado muy hábilmente y el terminal parece más delgado que su predecesor aunque en realidad no lo es.

Físicamente, el terminal es probablemente el más pesado de su categoría, con 170 gramos que cargan bastante en el bolsillo. Aunque su pantalla no es mayor que las del Samsung Galaxy S4 o el Xperia Z, el tamaño general si es unos milímetros mayor, y eso no ayuda a ver el Z1 como un dispositivo liviano. El Xperia Z1 se siente grande y rocoso, aunque después de unos días con él ya no se nota la diferencia. La textura metálica del marco es agradable, pero la parte posterior, acabada en cristal negro, es una máquina de atrapar marcas de dedos.

El móvil Android más resistente

Sony Xperia Z1, análisis: la cámara que buscabas en un AndroidS

El lado positivo de la sólida construcción del Xperia Z1 es que es un teléfono duro. Lo hemos utilizado a pelo, sin fundas y con poco cuidado. El terminal ha aguantado varias caídas sobre baldosa y cemento sin inmutarse. Tampoco ha sufrido un sólo rasguño.

También hemos podido probar su proverbial resistencia al agua y a la suciedad (IP58). El único punto un poco conflictivo de sumergirlo es la rejilla inferior donde se alojan los altavoces, por la que acostumbra a salir un poco de agua aunque hace rato que lo hayamos secado con un paño.

Sony Xperia Z1, análisis: la cámara que buscabas en un AndroidS

Sony Xperia Z1, análisis: la cámara que buscabas en un AndroidS

El único punto que no nos ha gustado de su construcción son las tapas que protegen los puertos MicroSD, SIM y MicroUSB de los laterales. Al abrirse parecen muy frágiles y, aunque nosotros no hemos tenido problemas con ellas, recomendamos tratarlas con cariño porque, si se rompen, nos podemos ir despidiendo de la resistencia al agua. La solución para no andar abriendo y cerrando continuamente estas portezuelas es la base de carga Sony DK31, que utiliza los dos contactos a prueba de agua. A fecha de hoy, este accesorio aún no está disponible.

Sony Xperia Z1, análisis: la cámara que buscabas en un AndroidS

Sony Xperia Z1, análisis: la cámara que buscabas en un AndroidS

Desde el punto de vista de la ergonomía, el Xperia Z es correcto. el botón de en encendido y desbloqueo es accesible y bastante cómodo, así como los controles de volumen y el botón físico de la cámara, situado un poco más abajo en el mismo lateral derecho. La pantalla es bastante grande y hay que hacer algunos malabarismos para acceder a toda su superficie con los dedos, pero ese es un problema común a todos los smartphones que superan las 4 pulgadas.

Pantalla

Sony Xperia Z1, análisis: la cámara que buscabas en un AndroidS

Amplia y brillante, la pantalla de cinco pulgadas del Sony Xperia Z1 es excelente en términos de visibilidad, nitidez y color. Su resolución FullHD 1080p hace que sea una gozada para leer textos en el navegador, o en un libro elctrónico (su densidad es de 441 píxeles por pulgada).

En líneas generales, la pantalla tiene una calidad comparable a la del Samsung Galaxy S4 salvo por un detalle. El panel es LCD, lo que limita bastante los ángulos de visión del terminal respecto al OLED de la coreana. En el lado positivo, la retroiluminación coloreada Triluminos que Sony ha creado para sus televisores hace que la fidelidad del color en el Xperia Z1 sea superior, tanto en fotos como en vídeo. Los negros no son espectaculares, pero son correctos, y el blanco no tiene esa molesta tendencia de virar a azul verdoso de algunos OLED. La respuesta táctil es impecable, con hasta diez puntos de contacto. Mas de los que necesitamos.

Hardware y conexiones

El Xperia Z1 se ha comportado con nobleza en la semana que llevamos de uso. El procesador, un Qualcomm Snapdragon 800 Quad Core a 2,2GHz, y los 2GB de RAM se las apañan perfectamente para mover veinte aplicaciones simultáneamente y archivos de vídeo de más de 1GB, tanto en sus 16GB internos como en la MicroSD. El motor Bravia Engine tiene mucho que ver en esto, y es probable que el nuevo buque insignia de Sony sea uno de los mejores terminales si lo que queremos es ver vídeo o jugar a videojuegos.

No soy particularmente amigo de los test sintéticos, pero si alguien tiene curiosidad, el Xperia Z1 queda primero en el test Vellamo de Qualcomm para medir la velocidad del navegador, y segundo en el popular test Quadrant, sólo por debajo del LG G2. La peor puntuación es en AnTuTu, donde queda por debajo del S4, el LG G2, el HTC One y el Motorola Moto X. En cualquier caso, la experiencia de uso, que es lo que cuenta, nos ha parecido impecable.

Las conexiones nos han sorprendido gratamente por un motivo. El Xperia Z cuenta con una cobertura aparentemente mejorada que posiblemente se deba al tamaño o posición de las antenas, o a las dimensiones del terminal en sí. En las pruebas que hemos hecho, el teléfono aún se aferraba a las conexiones WiFi y 3G en subterráneos y zonas de edificios donde el iPhone 5 hacía tiempo que perdió la señal. Bluetooth y NFC se comportan como se espera de ellos. Sin sorpresas desagradables.

Batería

Sony Xperia Z1, análisis: la cámara que buscabas en un AndroidS

La batería merece mención especial. Sony ha integrado una 3.000 mAh (Sólo el LG G2 tiene una batería igual en su categoría). El resultado es una autonomía que nos ha sorprendido por su generosidad. Lo hemos puesto a funcionar con notificaciones frecuentes de tres cuentas de correo (dos en Gmail y una en Outlook), Twitter, Facebook, Instagram, Foursquare y Google +; la conexión WiFi activa intermitentemente, y sacando fotos. Con ese ritmo malsano, el Z1 no sólo ha aguantado la jornada entera, sino que, después de una noche sin cargar, a la mañana siguiente aún le quedaba un 13%.

Si nos contenemos un poco, el Xperia Z1 puede aguantar dos días de uso normal. El terminal incluso se muestra correoso con el tethering activado, una función que tiende a drenar de forma salvaje la batería de casi cualquier smartphone. Además, no hemos notado que la batería se caliente especialmente con el uso o las conexiones y reconexiones continuadas. Muy buen trabajo de Sony en este sentido. La única pega, por encontrar alguna, es que la batería no es extraible.

Cámara

Sony Xperia Z1, análisis: la cámara que buscabas en un AndroidS

Llegamos al plato fuerte de Sony con El Xperia Z1. La japonesa busca lucirse con la integración de un sensor de nada menos que 20,7 megapíxeles y un tamaño muy grande para tratarse de un sensor de móvil: 1/2.3 de pulgada. La cámara del Xperia tiene un número f de f2.0. En otras palabras, su apertura es amplia (le entra mucha luz). En su categoría, sólo el HTC One tiene una apertura equivalente.

Sony Xperia Z1, análisis: la cámara que buscabas en un AndroidS

Sobre el terreno, apertura y tamaño de sensor se traducen en unas fotos excelentes. En las peores condiciones de luz (ver foto de los peluches sobre estas líneas). El terminal se comporta mejor incluso que el iPhone 5, con menos ruido en la exposición y colores más luminosos.

A poca luz que le demos a una escena, el Z1 es capaz de sacar fotos muy luminosas, nítidas y con colores vibrantes. Probablemente el peor punto de la cámara es el enfoque, que no es todo lo rápido que nos gustaría y a veces se despista. No obstante, con un poco de práctica, el Xperia es capaz de hacer unas fotos dignas de la mejor cámara compacta de alta gama. El terminal cuenta con una larga lista de funciones y modos diferentes. Destaca aquí el modo ráfaga, que puede activarse con una pulsación larga del botón físico de la cámara, y que es perfecto para hacer nuestros pinitos en fotografía deportiva, o para capturar gatos inquietos.

Sony Xperia Z1, análisis: la cámara que buscabas en un AndroidS

Las fotos de este tipo de ráfagas se almacenan en una carpeta aparte con una única miniatura para no saturar la previsualización en álbum. También encontramos todo tipo de modos más casuales, incluido un sistema de realidad aumentada que mete hasta dinosaurios en la foto. Ideal para los peques de la casa.

Sony Xperia Z1, análisis: la cámara que buscabas en un AndroidS

El modo macro también es capaz de obtener fotos de calidad a distancias de apenas diez centímetros. Si hay algo en lo que destaca el Z1 es en la excelente calidad y fidelidad del color. Sony está pegando muy fuerte en fotografía digital, y el Xperia Z1 hereda tecnologías como las lentes estabilizadas G-Lens o el procesador de imagen Exmor. Ambas se han desarrollado pensando en la gama de cámaras sin espejo NEX y en las réflex Alpha. Probablemente sólo el Nokia Lumia 1020 tenga una cámara mejor que esta. En breve os lo podremos contar porque también lo estamos analizando.

Sony Xperia Z1, análisis: la cámara que buscabas en un AndroidS

Sony Xperia Z1, análisis: la cámara que buscabas en un AndroidS

En lo que a captura de vídeo se refiere, nos ocurre lo mismo, la estabilización de imagen es buena, pero el enfoque va un poco por detrás. Hay que hacer notar que este parámetro mejora un poco al utilizar aplicaciones diferentes de cámara (Camera Zoom FX, Vignette...).

Software

Equipado con Android en su versión 4.2 Jelly Bean, hay que agradecerle a Sony que no haya invadido mucho el sistema operativo con su interfaz. En realidad, la japonesa apenas ha cargado el teléfono con un puñado de funciones que dependen de aplicaciones separadas y no sobrecargan el rendimiento.

Sony Xperia Z1, análisis: la cámara que buscabas en un AndroidS

En la lista encontramos las lógicas aplicaciones de Musica (Sony Walkman) y Video Unlimited, una conexión para replicar la imagen en televisores Sony, o la clásica Playstation Suite. El terminal cuenta con OfficeSuite como gestor de archivos Office, y todas las aplicaciones de Google. Los fanáticos de Android puro (entre los que me encuentro) encontrarán el software del Xperia Z1 limpio y contenido. Con sólo borrar un par de cosas, configurarlo un poco e instalar nuestro paquete habitual de aplicaciones, el Xperia Z está listo para usar.

Comparativa frente a sus rivales

Debajo os dejamos dos tablas comparativas de las especificaciones del Xperia Z1 frente a la competencia más directa y reciente.

Tabla 1

Sony Xperia Z1, análisis: la cámara que buscabas en un AndroidS

Tabla 2

Sony Xperia Z1, análisis: la cámara que buscabas en un AndroidS

Precio y disponibilidad

La fecha exacta de lanzamiento aún no está confirmada oficialmente, pero será a finales de este mes. El precio sí se conoce, de momento solo en euros, y no es barato: 699 euros (929 dólares al cambio). Sobre los países a los que llegará, tampoco hay lista oficial, pero no habrá muchas sorpresas: Europa, EE.UU. y varios países en Latinoamérica.

¿Merece la pena comprarlo?

El Xperia Z1 no es el móvil más fino y ligero del mercado, pero sus hechuras son el sacrificio que hay que hacer a cambio de una estructura reforzada y una resistencia impropia de un dispositivo con tanta superficie de cristal.

Es posible que el Xperia Z1 no sea lo más refinado del universo Android desde el punto de vista estético, pero su diseño austero esconde una cámara excepcionalmente bien construida y una batería que nos dará tranquilidad, no sustos. Si lo que buscas es un Android sólido y que aguante tu ritmo de vida, el Z1 es una opción muy seria a considerar, siempre y cuando estés dispuesto a pagar lo que cuesta. La cámara, además, hará que te olvides para siempre de la compacta y, en más de una ocasión, de la DSLR. A nuestra improvisada ayudante felina parece que el Sony Xperia Z1 le ha gustado.

Sony Xperia Z1, análisis: la cámara que buscabas en un AndroidS