Los castores son un caso único en la lamentable crónica de la extinción de especies animales. Estos simpáticos roedores semiacuáticos estuvieron a punto de desaparecer hace 100 años. Hoy, sin embargo, la especie goza de buena salud, y sus miembros están apareciendo en lugares donde se suponían extintos. El último de estos inopinados colonos ha sido visto royendo felizmente árboles en el condado de Devon, Inglaterra. Es el primer castor en estado salvaje que se ve en el Reino Unido desde hace 800 años.

El animal ha sido localizado por el naturalista británico Tom Buckley mediante una cámara-trampa. La gran pregunta que Buckley y otros biólogos se hacen ahora es: ¿Cómo diablos ha llegado hasta allí?

Advertisement

Las dos teorías más plausibles es que el castor se haya escapado de algún pequeño zoológico o granja-escuela, pero ninguno de los centros que alberga esta especie ha reportado la desaparición de ningún ejemplar. Otra posibilidad es que el animal haya llegado desde Francia, donde la población de castores goza de buena salud. Sin embargo, no parece probable que un castor sea capaz de cruzar semejante distancia a nado, a menos que se haya colado por accidente en un barco.

La tercera posibilidad, más remota todavía, es que el nuevo vecino de Devon sea hijo de una de las dos hembras y un macho de la especie que se escaparon en 2008, pero ninguno de aquellos dos ejemplares estaba preñado, y fueron recapturados al poco tiempo. Mientras los científicos siguen investigando como ha llegado este Cristobal Colón del mundo de los castores, nosotros nos deleitamos con el vídeo tomado con la cámara que lo avistó. [Scientific American]