Los efectos de sonido que acompañan a una película, aunque suelen pasar completamente desapercibidos, son a menudo igual de importantes que la imagen en sí. La cuestión es cómo recrear algunos de los más delicados. Por ejemplo el ruido que hacen los huesos al quebrarse en las películas de Alien.

La respuesta es tan curiosa como poco glamurosa: con apio. Resulta que el crack que hace el vegetal al partirse se parece mucho (o nos hace parecer) al de un hueso cuando quiebra. Lo explica aquí en una entrevista a la BBC, en inglés, Barnaby Smith, especialista de sonido que ha trabajado en algunas cintas como la primera entrega de Resident Evil (siento recordárosla, en serio) o la magnífica Attack the Block.

La realidad es que muchos de los efectos especiales sonoros que oímos en las películas tienen su particular origen. Por ejemplo, el mítico sonido del sable láser en las películas de Star Wars lo produce la interferencia de un cable pelado de micrófono con el campo magnético de un antiguo televisor de tubo. O la famosa roca de Indiana Jones, que no es más que un Honda Civic bajando una cuesta en punto muerto. [BBC vía Dangerous Minds]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)