Olvida todo lo que creías saber sobre los próximos estrenos de X-Men. Despídete de Hugh Jackman haciendo de Wolverine. Dile adiós al Magneto de Fassbender y abandona la idea de ver a Gambito en solitario. FOX ha pulsado el botón rojo de la franquicia X-Men, y el comienzo es Deadpool.

Desde hace unos días se venían escuchando rumores de que las cosas no iban muy bien en la casa cinematográfica de Charles Xavier. Todo comenzó en 1994, cuando la 20Th Century Fox se hizo con los derechos de los X-Men. La primera entrega llegó en el año 2000, y desde entonces se han estrenado un total de nueve películas incluyendo los spinoffs de Wolverine. La saga ha recaudado más de 4.000 millones de dólares, pero ya no funciona como antes.

No, Quicksilver. Nos caes muy bien, pero es que ya no funciona como antes.

X-Men Apocalypse hizo una taquilla de 544 millones de dólares en todo el mundo. Está bien, pero por debajo de los 748 millones que hizo X-Men: Days of Future Past. Por si fuera poco, el cansancio de la saga coincide con varios factores importantes. El primero es que FOX ha cambiado de CEO. Jim Gianopulos asciende a presidente de la casa matriz y Stacey Snider le sucede como CEO de FOX y nueva encargada de tomar las decisiones en lo que a producción se refiere. Por cierto, pese al parecido del apellido, Stacey Snider no tiene nada que ver con Zack Snyder (afortunadamente, porque los X-Men dirigidos por Snyder es lo último que necesitamos).

Advertisement

Advertisement

En segundo lugar, los contratos de Jennifer Lawrence, Michael Fassbender, James McAvoy y Nicholas Hoult terminaban con X-Men: Apocalypse. Renovarlos para las próximas películas no será barato. Ni siquiera estoy seguro de que sea buena idea. Fassbender y McAvoy parecían cansados de sus papeles de Magneto y Xavier en el último film.

¿Hasta cuándo haciendo de Magneto, Dios mío? ¿Hasta cuándo?

Hoult no es imprescindible y con Lawrence reconozco que tengo un problema: me produce un cansancio inconmensurable. Lawrence es la culpable de buena parte de los problemas de la saga. Sus presiones para que Raven tenga mucha más importancia de la que merece van en detrimento del guión desde X-Men: First Class.

Seguridad, llévense a esta señorita azul, por favor.

Wolverine vuelve en marzo a los cines, pero Logan parece su última aventura y no tiene sentido seguir exprimiendo al pobre Hugh Jackman si se proponen reiniciar la franquicia otra vez (ya lo hicieron en First Class).

Si a todo esto sumamos que la película de Gambito con Channing Tatum no ha logrado arrancar y que su director, Doug Liman, ha abandonado el proyecto, el futuro de los X-Men bajo el ala de FOX pinta mal. Hasta el mismísimo Chris Claremont, creador de los X-Men modernos en los cómics, ha criticado las películas porque cree que están dañando a sus personajes hasta en los cómics, donde últimamente pinta más el grupo conocido como los inhumanos.

Sponsored

Comoquiera que FOX no está dispuesta a vender sus derechos a Marvel ni por un cortijo, la única salida es pulsar el botón de reset.

Según informa The Hollywood Reporter, FOX ya ha pulsado este botón, y el inicio de esta nueva franquicia ya se está gestando de la mano de un personaje inesperado: Deadpool. Si los rumores son ciertos, FOX ya está pensando en rodar Deadpool 3, y quiere aprovechar la película para introducir un grupo de mutantes inédito hasta ahora: X-Force.

Advertisement

Advertisement

Tiene todo el sentido, porque los X-Force es el grupo que Cable (otro habitual del universo Deadpool) reúne tras la debacle de los Nuevos Mutantes.

La versión de Negasonic Teengage Warhead en Deadpool no es nada ortodoxa, pero se ha ganado que la incluyan.

Antes de eso llegará Deadpool 2, que aún no tiene un director oficial tras la marcha de Tim Miller, pero todo indica que será David Leitch (John Wick), con el que están en negociaciones. Le seguirá, si no se tuerce nada, la primera película de Los Nuevos Mutantes, un grupo de jóvenes estudiantes de Xavier que sustituyen a los X-Men adultos cuando estos desaparecen.

Para esta película, FOX solo necesitaría un puñado de nuevos actores jóvenes y quizá a James McAvoy o a Fassbender (no necesariamente a los dos). El reinicio de la saga lo escribirá y producirá Simon Kinberg con poder casi absoluto para hacer y deshacer. Todo parece indicar que el director Bryan Singer (otro de los causantes del desgaste de la saga en mi humilde opinión) cederá la batuta a otros. De momento, los nuevos mutantes la dirigirá Josh Boone.

Advertisement

La idea de un nuevo universo de X-Men que comience con Deadpool, con Cable y un grupo mucho más violento y actualizado de mutantes es realmente prometedora. También es hora de que Singer y Lawrence se retiren de la saga. Queda por ver si esta vez FOX sabrá pulsar las teclas correctas para devolver a los X-Men el brillo que tenían. [vía The Hollywood Reporter]