Hace un par de semanas se desató una controversia en México cuando se dio a conocer el concepto de un contrato donde la Cámara de Diputados había adquirido una app legislativa con un costo de 115 millones de pesos (aprox. 9.3 millones de dólares). La aplicación funcionaría en dispositivos móviles y serviría para monitorear e informar sobre todo lo que sucede en el ámbito legislativo. Sin embargo la cifra, generó indignación al considerarse otro derroche innecesario de la clase política mexicana.

De acuerdo con el periódico Reforma, se contrató un “software” que ofrece servicios con los que ya cuenta la Cámara Diputados a través de diversos centros de estudios legislativos. Bajo el número de referencia DGAJ-001/2003, la Junta de Coordinación Política contrató a la empresa Pulso Legislativo, acordando 32 pagos mensuales de 3.5 millones de pesos por un periodo de 3 años. Sin embargo, de acuerdo con expertos en desarrollo de aplicaciones el costo de la aplicación debió estar en el rango de 260 mil a 500 mil pesos.

¿Software, servicio o aplicación?

Haciendo a un lado nuestra interrogantes sobre la licitación o la relación de la empresa con dos ex diputados. Nos resta aclarar unos cuantos aspectos técnicos antes de continuar. Primero que nada, a menos que estemos hablando de SaaS (Software as Service), saquemos la palabra “software” de nuestra cabeza, no estamos hablando de una solución específica sino de un servicio de información y análisis. Segundo, no es lo mismo desarrollar una aplicación móvil que emplea un servicio para actualizar sus datos, que emplear una plataforma de análisis que ofrece un servicio accesible vía web. Ambos necesitan el tratamiento de la información pero en diferentes niveles de soporte y mantenimiento. Por lo tanto, diferentes costos para su operación. La plataforma necesita de oompa loompas que la alimenten, mientras que la aplicación móvil requiere un servicio on-demand.

El fin no justifica los costos

De acuerdo con el Director de Análisis de Pulso Legislativo, no se desarrolló ninguna aplicación específica, pero si ofrecen un servicio privado - a través de una webapp - con reportes, seguimiento y análisis del Congreso de a Unión. En una entrevista telefónica con unocero.com, Oscar Mendoza, aclaró que se otorgaron 550 licenciadas (accesos) con un costo de 5,626 pesos mensuales correspondientes al número de legisladores y únicamente alcanzaría los 115 millones si se renueva el contrato anual que tiene una caducidad de 3 años.

Advertisement

Sin embargo un sondeo dejó de manifiesto que varios legisladores desconocen el contrato o la aplicación misma, quedando en manifiesto el gasto innecesario. Es por eso que una petición pública en change.org alcanzó de inmediato el soporte de 1950 firmas. El problema era evidente, así que la Cámara de Diputados suspendió el contrato. No obstante los socios de Pulso Legislativo manifestaron que seguirán otorgando el servicio hasta que un área jurídica de la Cámara les indique de manera oficial la cancelación del contrato.

Derrocando a la Mexican Tech Mafia

La evidente falta de un Gobierno Abierto con APIs útiles en lugar de datos, genera una mafia que aprovecha el desconocimiento tecnológico para ofrecer soluciones a precios desorbitantes. Incluso aunque no estemos de acuerdo y estén en su derecho de hacerlo, resulta grave cuando se trata de los representantes de un país y se pone en juego la transparencia política.

Advertisement

Por eso Codeando México convocó a hackers a construir una aplicación open source que demuestre a la política que se pueden desarrollarse soluciones útiles gracias la apertura de datos. Así se evitan mafias, compadrazgos o dedazos. Lo más importante se promueve la transparencia y fomenta el desarrollo a precios competitivos.

El reto no fue fácil, en una semana los participantes debían desarrollar un prototipo funcional que pueda presentarse mañana 4 de abril en San Lázaro. Aún así, al final se construyeron 5 apps de código libre: 3 para plataforma iOS y 2 para Android. Además se desarrollaron 3 aplicaciones web para entregar datos y se construyó una API con datos de los congresistas.

Sin mencionar que lo hicieron gratis, aunque claro, se reconocerá al ganador con un premio simbólico de $11,500 pesos (el 0.01% de la cotización del contrato original, 10,000 veces más barato que el contrato licitado).

Lo primero es construir una API pública

Charlamos con algunos desarrolladores que hicieron público su trabajo durante este reto. Todos ellos programaron en Objective-C para plataforma iOS con XCode y compartieron su código en Github. Aunque personalmente fue curioso no encontrar apps de Android documentadas, incluso desarrollos con frameworks como Titanium o PhoneGap.

Ellos coincidieron en que un problema común al desarrollar su app, fue la necesidad de una API pública que entregara información sobre el Congreso. Existe un página informativa pero no hay manera amigable de tratar la información, así que la mayoría recurrió a hacer un data scraping del sitio web.

Arturo Jamaica no tardó en construir una solución pública para obtener datos del sitio de la Cámara de Diputados. Una API REST del Congreso que muestra la lista de diputados, iniciativas, propuestas, votos y asistencias.

Manos a la obra, una app open source en 1 semana

Tres desarrolladores que no pasan de los 23 años dieron cuenta de su trabajo a través de Twitter durante el proceso del #app115. Todos ellos publicando su código para que sea utilizado libremente. Se trata de Arturo Jamaica, Christian Román y Eduardo Blancas.

Advertisement

*No son todos los participantes del reto, los finalistas y ganador del reto se dieron a conocer en el siguiente boletín. El ganador anunciado el día 4 de abril fue Arturo Jamaica.

Arturo Jamaica: Si no existen datos abiertos hay que crearlos

Arturo Jamaica, es estudiante de la carrera de Ingeniería en Sistemas Computacionales en el ITESM campus Querétaro. Fue el responsable de crear un API pública para poder desarrollar su aplicación y al mismo tiempo le fuera útil al resto de desarrolladores. Su aplicación "Diputados" permite consultar la lista de diputados federales y encontrar el correspondiente a la zona con el uso de GPS. Permite conocer las propuestas por las que han votado y las asistencias que tienen registradas. También permite conocer las comisiones existentes y los diputados que pertenecen cada uno. Destaca la incorporación de un sistema de karma que mide el desempeño de los legisladores.

Advertisement

Arturo, a sus 23 años creo la empresa de desarrollo y consultoría llamada Brounie que ya publicó 6 aplicaciones en la App Store: ReceiptIn, un lector de código de barras; Copalive, una pizarra de resultados de equipos de futbol; SMA Tránsito, aplicación de información vial del municipio; El Pase, una app que busca restaurantes y bares cerca de tu ubicación; Carteguía, un sistema de conserje electrónico 24/7 que ofrece la manera perfecta de encontrar hoteles y restaurantes; y Palea, un juego sencillo para tomar con humor las campañas electorales.

Su aplicación ya esta disponible en la App Store, la desarrolló en 3 días y la habría cotizado entre 150 y 200 mil pesos.

Congreso, la app de Christian Román con backend

Christian Román, es un Ingeniero de Software que trabaja como desarrollador independiente de aplicaciones iOS. Presentó su aplicación llamada Congreso de la que salta a la vista su diseño bien cuidado. Cuenta con un backend y base de datos propios. Lista detalles de los legisladores, sus comisiones, iniciativas, asistencias y votos. Así como un listados de partidos y sus miembros. Además localiza diputados y senadores según la ubicación geográfica .

Advertisement

Ha trabajado en Grupo Salinas y como independiente ya cuenta con dos aplicaciones en la App Store: memeAR, una app de realidad aumentada que detecta el rostro para después colocar memes; y Cajeros Automáticos, una aplicación que encuentra el cajero más cercano a tu ubicación.

La aplicación “Congreso” la desarrollo en 7 días y su costo comercial habría estado entre 80 a 200 mil pesos.

Eduardo Blancas usa datos de una plataforma ciudadana

Eduardo Blancas, es estudiante de Ingeniería en Mecatrónica en el Tecnológico de Monterrey, presentó una propuesta llamada “Mi Congreso” que muestra el directorio de congresistas por partido y sus iniciativas a través del servicio Curul501, una plataforma ciudadana para conocer, opinar y dialogar sobre las iniciativas de ley. La información sobre diputados y senadores los extrae de los sitios de diputados.gob.mx y senado.gob.mx.

Advertisement

Inicio en el desarrollo de aplicaciones como un hobby y ahora a través de la empresa Cacao Labs ya ha lanzado dos apps comerciales: Savvy, un navegador basado en búsquedas; y Aditum, una aplicación que te ayuda a conocer las multas e infracciones dentro del reglamento de tránsito de la Ciudad de México, además de notificar sobre los días en que no circula el coche y días de verificación.

Aclaro que no se dedica formalmente al desarrollo de aplicaciones pero si pudiera estimar el costo de la aplicación realizada para el reto #app115, este sería de 20 mil pesos.

¿Cuánto cuesta desarrollar una aplicación… en México?

Antonio Macías, creador de la aplicación “Cuanto Cobrar” nos comenta que no hay nada escrito en piedra, el costo de desarrollo depende de muchos factores como la plataforma, características de la aplicación, el país donde se desarrolla, el perfil de quién desarrolla (freelance o agencia) y sobre todo el cliente. Trabajar para un cliente en particular a veces se traduce en presentar varias propuestas, revisiones, muchas juntas y hacer las modificaciones necesarias.

Advertisement

No es lo mismo hacer justicia por tu propia mano que respetar la ley. O en otras palabras, no es lo mismo presentar una solución como freelancer que ajustarse a los requerimientos del cliente como agencia.

De acuerdo con Macías, agencias serias – con un equipo de trabajo bien estructurado – están cobrando por encima de los 400 mil pesos (poco más de 32 mil dólares) por una aplicación. Y en el mayor de los casos es el precio base que va aumentando según el número de características.

Tiene sentido que los freelancers sean capaces desarrollar una aplicación en poco tiempo y cobrar muy por debajo de esta cifra, pero la calidad final y tratamiento puede ser muy diferente. Una agencia vigila el proceso del desarrollo de una app: concepción de la idea, funcionalidad del diseño y su desarrollo. Además de cuidar el mantenimiento y servicio que requiera.

Advertisement

Obviamente el desarrollador independiente también tendrá que ir a un par de juntas, igual tiene gastos y también paga impuestos pero suele tener un punto débil, si no es el diseño por lo menos el soporte.

¿Cuánto cobraría una agencia por un app móvil para los diputados?

Aunque por principio se desconocen los requerimientos reales del contrato por parte de los diputados (AKA “El Cliente”). Nos basaremos en las funcionalidades que la app debiera cumplir según el reto #app115: contactos, comisiones, iniciativas de congresistas y listado por partidos.

Advertisement

Según Antonio Macías, si hacemos a un lado el hecho de que el cliente es la Cámara de Diputados, el costo estimado de una aplicación con estas características se encuentra dentro de un rango de 400 a 800 mil pesos.

¿Cuales son los costos reales del desarrollo según el tipo de aplicación?

Hasta ahora nos enfocamos al costo final de una agencia para una aplicación en particular, pero olvidamos el hecho de que algunas agencias subcontratan programadores de tiempo completo.

Advertisement

Esto nos lleva al estimado de costos de desarrollo elaborado por Ravi Banks en Quora. Un desglose que no incluye el trabajo creativo, solo el costo de outsourcing por el desarrollo para iOS.

  • Una simple aplicación sin backend: Una app básica sin mucha lógica con funciones estáticas y 5 a 6 pantallas debería estar entre 3 a 5 mil dólares (35 a 60 mil pesos)
  • Una app un poco más pesada con uso BD/servidor: Una app con intercambio de datos vía API, administrador (backend), búsquedas, entrada de datos, uso de cámara y GPS, debe estar costando entre 14 y 25 mil dólares en su versión de lanzamiento.
  • Una aplicación compleja del lado de un servidor dedicado, con muchas funcionalidades, gestión de contenidos y algoritmos inteligentes que usa todos los recurso del dispositivo (cámara, GPS, acelerómetro). Con características tales como el streaming de video, CRM y comercio electrónico, etc. Debería tener un costo inicial de 25 mil dólares en su versión de lanzamiento con características únicas, y más allá de 50 mil dólares con versiones avanzadas con una buena base de usuarios.
  • Apps de juegos con gráficos 2D/3D. Su desarrollo debería costar como mínimo unos 20 mil dólares y puede ir más allá de los 100 mil (si se aumentas características, niveles, gráficos del juego, uso de medios sociales y Game Center).

Este estimado de costos no esta tan lejos del que presenta Carter Thomas. El agrega que sobre estos costos se aumenta un 50% si se desea que la app sea compatible con iPad. Por otro lado, Nazmul de Developer Life nos da otros parámetros donde llama la atención que el costo de desarrollo de una app para iPhone es similar al de una para Android. Pero no es el mismo caso para Blackberry donde el costo de desarrollo es el doble de las anteriores plataformas.

Una app cuesta tanto como un coche, pero no demasiado como para dos autos deportivos

Una aplicación cuesta tanto como un coche, por eso Darwin Apps tiene una respuesta simple a preguntas sencillas relacionadas con el costo.

  • “Sólo quiero una aplicación y quiero que funcione” = Honda Civic 1994
  • "Quiero algo que funciona bien en una plataforma" = BMW 335i 2007
  • "Quiero algo que funciona en cualquier cosa" = Audi Q7
  • "Quiero que sea lo mejor" = Lamborghini Aventador

Sin embargo, lo que pretendía pagar la Cámara de Diputados por una app era similar al costo de dos nuevos Lamborghini Veneno.