iPhone. AP

Apple ha respondido a través de un comunicado a los nuevos documentos filtrados por WikiLeaks que mostrarían cómo la CIA ha estado hackeando iPhones y MacBooks. Los de Cupertino explican que las vulnerabilidades que se detallan fueron corregidas hace años.

Advertisement

Tal y como explicábamos ayer, WikiLeaks publicó un nuevo lote de documentos en el que especifica cómo la CIA lleva años saltándose las medidas de seguridad de iOS y macOS, encontrando vulnerabilidades y aprovechándolas sin que nadie se percatara de ello. Apple ha respondido rápidamente con el siguiente comunicado:

Hemos evaluado preliminarmente las revelaciones de Wikileaks desde esta mañana. Basado en nuestro análisis inicial, la supuesta vulnerabilidad del iPhone afectó solo al iPhone 3G y se arregló en 2009 cuando se lanzó el iPhone 3GS. Además, nuestra evaluación preliminar muestra que las supuestas vulnerabilidades de Mac fueron arregladas previamente en todos los Macs lanzados después de 2013.

No hemos negociado con Wikileaks ninguna información. Les hemos dado instrucciones de enviar cualquier información que deseen a través de nuestro proceso normal bajo nuestros términos estándar. Hasta el momento, no hemos recibido ninguna información de ellos que no sea de dominio público. Somos defensores incansables de la seguridad y privacidad de nuestros usuarios, pero no permitimos el robo ni nos coordinamos con aquellos que amenazan con dañar a nuestros usuarios.

Por tanto y aunque es algo que podíamos intuir tras las filtraciones de WikiLeaks en el día de ayer, se confirma la gravedad de la filtración, ya que existieron tales exploits. Una serie de vulnerabilidades que Apple asegura haber corregido hace tiempo . [TechCrunch]