La última patente registrada por Apple que ha salido a la luz es, cuanto menos, extraña. Se llama "Mobile emergency attack and failsafe detection" y describe un sistema combinado de harware y software para detectar cuando el propietario del teléfono está en una situación de emergencia personal.

Según la descripción realizada por la compañía, la idea detrás de esta patente es aprovechar los sensores del iPhone como el acelerómetro o el micrófono para detectar una posible situación de emergencia, como un accidente de automóvil, una caída, o algún tipo de ataque violento. En estos casos, el teléfono realiza automáticamente una llamada a emergencias o envía un mensaje a una lista de contactos editable por el propio usuario.

Advertisement

El modo de emergencias se puede activar y desactivar, e incluso puede sincronizarse con el GPS para enviar información sobre nuestra posición una vez activado. La patente contempla una larga serie de situaciones y posibilidades de configuración. Puede activarse si dejamos de pulsar algún botón, si detecta un choque violento, o una combinación de movimiento y ruido intenso en el ambiente. También puede activar una alarma audible o silenciosa.

Todo el mecanismo puede ser desactivado por el usuario mediante algún tipo de control de seguridad. Aún no esta claro si Apple llegará a integrar esta función en sus dispositivos o, como tantas otras patentes, quedará en el olvido. [Oficina de patentes de Estados Unidos vía Appleinsider]