Apple patentó en 2011 un brazalete que, dados los últimos rumores sobre el iWatch, podría tener alguna aplicación en este producto. Es solo una pista pero refuerza la idea de que, al menos, los de Cupertino han experimentado (o experimentan) con la idea de un reloj.