Quieres una cámara térmica. Nosotros también queremos una cámara térmica. El problema es que son un capricho muy caro. Aprovechando que Flir ha presentado nuevas cámaras en el CES, aquí te ofrecemos algunas excusas para justificar la compra en casa (o en tu cabeza).

  • Una cámara de infrarrojos te permite ver a través del humo y la niebla: solo imagina que se declara un incendio o cae sobre tu ciudad una niebla asesina como la de Londres.
  • También puedes ver en la oscuridad hasta cierto punto. Es útil cuando la oscuridad es total.
  • Permiten ver la fiebre de tus hijos pequeños: ideal para ponerte a la altura de su madre, que tienen esta función integrada como superpoder.
  • Puedes saber si tu casa tiene plagas: detectan ratas, ratones y hasta nidos de termitas detrás de las paredes.
  • También sirve para chequear tu computadora de un vistazo y ver qué partes se calientan en exceso.
  • Puedes comprobar si la instalación eléctrica tiene puntos en peligro de sobrecargarse: así evitarás el incendio del punto uno.
  • Detecta animales ocultos: ¿qué es eso que hace ruido entre los setos del jardín? ya nunca tendrás que hacerte esa pregunta. ¿Qué es eso que hace ruido entre los setos del parque? Sí, era una parejita en plena exaltación de la amistad.
  • Sirve para saber qué botones ha marcado en el cajero la persona que estaba delante de ti: asumimos que no vas a darle uso a esa información ¿verdad?

Dicho esto, lo que Flir ha presentado es una nueva versión de su módulo para conectar a Smartphones, y una cámara de acción con visión de infrarrojos.

La cámara de acción está pensada para equipar drones, y no sustituirá a tu actual GoPro porque su resolución máxima es de solo 1080p para la cámara normal, y de 160 x 120 píxeles para el sensor Lepton de infrarrojos. El dispositivo combina ambos sensores para proporcionar imágenes visualmente coherentes en lugar de solo un amasijo de colores en el espectro infrarrojo. La cámara graba sobre microSD y llegará en dos versiones, una estándar, al precio de 1.000 dólares, y otra profesional capaz de tomar medidas exactas de temperaturas desde el aire y que cuesta 1.300.

En cuanto al accesorio para conectar a smartphones, dobla la resolución del Flir One original hasta llegar a los 160 x 120 píxeles. Se conecta a cualquier smartphone mediante Lightning o USB-C y cuesta 400 dólares. También se supone que está diseñado para uso profesional así que quizá puedas convencer a tu jefe de que la necesitas para trabajar. [vía Flir]

Advertisement