A lo largo de esta semana, el gobierno argentino ha introducido una serie de cambios en la normativa que regula la compra de productos a través de Internet a empresas ubicadas en el extranjero. El más reciente y llamativo es que, a partir de ahora los argentinos solo podrán realizar dos compras online al año libremente en páginas web extranjeras.

A partir de la tercera compra, sea cual sea su importe, el comprador debe cumplimentar una serie de documentación para declararse importador. La medida es solo la última de una cadena de nuevas normas de marcado carácter proteccionista con las que el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner busca incentivar el mercado nacional argentino.

Entre estas medidas aprobadas esta semana está la que obliga a rellenar una declaración jurada de aduanas cada vez que un ciudadano vaya a recoger un producto comprado online. Los impuestos de importación son muy elevados en el país. Si el precio del producto comprado por internet supera los 25 dólares, la tasa es del 50% del valor del producto.

Advertisement

La nueva normativa aún tiene muchos cabos sueltos que aclarar. Todavía no se sabe si se aplicará sobre los productos que ya se han comprado y están en camino. El ejecutivo tampoco ha detallado cómo afectará a las empresas de mensajería privadas puerta a puerta. [BBC]

Foto: Andrey_Kuzmin / Shutterstock