Imagen: Getty

La policía de Middletown, una pequeña ciudad de Ohio, ha arrestado a un hombre de 59 años acusado de incendio provocado y fraude de seguros. Lo peculiar del caso es que fueron los datos registrados por el marcapasos del detenido, obtenidos con una orden judicial, los que llevaron a su detención.

El hombre había llamado al 911 para decir que se encontró con un incendio en su casa, reunió algunas pertenencias y salió por la ventana de su cuarto rompiendo el cristal con un bastón y tirando sus pertenencias al suelo. Más tarde un cardiólogo revisó el historial de frecuencia cardiaca registrado por su marcapasos y concluyó que los datos no encajaban con sus afirmaciones. El hombre no estuvo tan activo como habría exigido esa situación de estrés.

Advertisement

Los datos del marcapasos fueron determinantes para su detención, pero la policía ya tenía serias sospechas sobre la versión del hombre antes de pedir la orden judicial para revisar el marcapasos. Por ejemplo, el incendio tenía múltiples puntos de origen y se encontró gasolina en los zapatos y la ropa del detenido. La policía cree que pretendía estafar a su seguro.

[ABA Journal vía Mental Floss]