Imagen: Asgardia

En octubre del año pasado se fundaba Asgardia, la nación en el espacio que tenía como objetivo “crear un lugar para el desarrollo científico y tratar de impedir que los conflictos se trasladen al espacio”. El proyecto no sólo sigue adelante, ahora planean lanzar un satélite de almacenamiento de datos fuera del planeta.

Detrás de esta idea tan loca está el doctor y empresario ruso Igor Ashurbeyli. Una propuesta que en apenas 48 horas desde su nacimiento, ya tenía más de 240 mil personas tramitando su solicitud para ser “asgardianos” (lo podéis hacer desde su página web).

Advertisement

Si bien en aquel momento parecía una idea un tanto utópica, Asgardia parece que va muy en serio. De acuerdo a una presentación formal a la Federal Communications Commission de Estados Unidos (FCC), los planes parecen que van tomando forma. ¿Lo próximo? Un satélite de almacenamiento de datos que orbitará “más allá” del alcance de las leyes y reglamentos que tenemos ​​en la tierra.

Al igual que con la obtención de la nacionalidad, hasta ahora simbólica, ya que no tiene estatus de país, crear un conjunto de leyes propias para el espacio se antoja complicado. Según Mark Sundahl, profesor de derecho espacial en la Facultad Cleveland-Marshall:

Concepto del satélite Asgard-1. FCC

Si Asgardia puede encontrar un país de lanzamiento que no sea un firmante de los tratados espaciales, no hay obligaciones de derecho internacional. En ese punto, sería como el salvaje oeste.

El documento en poder de la FCC indica que el grupo planea lanzar su pequeño satélite CubeSat (Asgardia-1) en septiembre de este año, además lo harían en una misión de suministro a la Estación Espacial Internacional. En el interior del satélite existirá una unidad de disco de duro de 512 GB cargada previamente con datos, aunque todavía no sabemos de qué tipo.

Advertisement

Advertisement

El satélite va a servir como prueba para probar cuán viable es este tipo de almacenamiento de datos fuera del planeta. Según los informes:

Asgardia-1 también contendrá detectores de partículas internos y externos para determinar la dosificación de radiación que la electrónica interna está recibiendo. La misión tiene la intención de demostrar el almacenamiento a largo plazo de datos en órbita terrestre baja, aunque el satélite en sí se mantendrá en alto durante tan sólo cinco años antes de que la fricción atmosférica lo arrastre y lo queme.

Imagen: Asgardia

De resultar un éxito, podemos elucubrar con el abanico de posibilidades que se abre en el mundo del almacenamiento de datos, aunque en el espacio y sin leyes. También podemos imaginar a los propietarios de espacios como The Pirate Bay con una sonrisa de oreja a oreja por el apasionante futuro.

Incluso puestos a divagar, es posible que los nuevos paraísos fiscales ya no se encuentren en las islas más remotas del planeta, sino a miles de kilómetros en la inmensidad de la galaxia. Durante un tiempo, el vació legal en el espacio podría dar pie a ideas brillantes y otras no tanto.

Advertisement

Obviamente, este tema daría para un largo debate, pero un debate que más tarde o más temprano llegará. El espacio es un lugar virgen en materia de normas y leyes. Estaremos atentos a la conferencia que tendrá lugar la próxima semana en Hong Kong. Los fundadores de Asgardia prometen revelar nuevos detalles sobre su satélite. [ScienceAlert]